Virgen de Fátima influenció en milagro por Juan Pablo II

Cuando Juan Pablo II cumplía su rol de papa y daba la acostumbrada vuelta a la plaza de San Pedro, se escucharon unos disparos que hirieron su vientre y a dos personas más que lo acompañaban.

Fue el 13 de mayo de 1981 cuando Alí Mehmet Agca, un asesino profesional, descargó su arma contra el entonces Santo Padre. Este atentado no acabó con la vida de Juan Pablo II, por lo que inmediatamente fue llevado al hospital de Gemelli de Roma, donde se recuperó. Al poco tiempo pidió toda la documentación sobre la Virgen de Fátima, después se puso a trabajar para cumplir el segundo secreto confiado por la madre de Dios: consagrar Rusia a su inmaculado corazón; por eso pidió que se construyera en Polonia una pequeña iglesia en la frontera con la Unión Soviética, donde fue colocada la imagen mirando hacia Rusia.

Al cumplirse un año del atentado, el 13 de mayo de 1982, el papa Karol Wojtyla formalizó su devoción y agradecimiento a la Virgen y en 1983 donó al santuario de Fátima la bala que le extrajeron. Esta fue engarzada en la parte superior de la corona de la imagen religiosa.

Jorge Luis Villalva Abata, superior de los Heraldos del Evangelio en Guayaquil, comenta que Juan Pablo II visitó el lugar de las apariciones de Fátima tres veces, fueron los 13 de mayo de los años 1982, 1991 y 2000.

En este último beatificó a Francisco y Jacinta (los niños que vieron a la Virgen).

También manifiesta que el papa Francisco quiso resaltar el mensaje de Fátima al cumplirse 100 años de las apariciones, por lo que canonizó a los pastorcitos, que hoy podemos llamar san Francisco y santa Jacinta, los mártires más jóvenes de la historia religiosa.

Villalva aseguró que Juan Pablo II durante su pontificado le dio muchísima importancia a la Virgen de Fátima, sobre todo por su mensaje de conversión para la humanidad; y recalca la frase que Fátima dijo a los pastorcitos: “Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno porque no hay quien se sacrifique y pida por ellas”.

Según los acontecimientos, la bala que recibió el Santo Padre estuvo a punto de acabar con su vida, pues recorrió su cuerpo en varias direcciones, rozando órganos vitales. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories