Anne-Laure Delatte: ‘Argentina entra en un círculo vicioso’

París –

Anne-Laure Delatte, directora adjunta del Centro de Estudios Prospectivos y de Información Internacional en París, estima que Argentina entró en un “círculo vicioso” tras las medidas de austeridad del presidente Mauricio Macri. Los inversores creen que no serán muy eficaces, dice a AFP.

¿La crisis argentina de hoy es comparable a la de 2001 que condujo al país a la suspensión de pagos?

Hay ingredientes que son los mismos. La gran inestabilidad monetaria es uno de ellos y está vinculado a algo muy específico de los argentinos, que no confían en su moneda. Quienes pueden ahorrar lo hacen en dólares y las empresas solicitan con frecuencia préstamos en esta moneda. Desde que se produce una devaluación del peso argentino, se deterioran los balances de empresas y bancos. Quienes han solicitado créditos en dólares deberán devolver más pesos por el mismo monto en dólares. Esto aumenta el endeudamiento. Era este el caso en 2001 y nuevamente este año. Además, las reservas de divisas de cambio disminuyen.

¿El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sacado lecciones de su fracaso de 2001?

No estamos ante el mismo FMI de 2001… El FMI ha cambiado un poco sus recetas. Algunas se mantienen idénticas como la austeridad para reequilibrar las cuentas presupuestarias… Cuando el FMI presta $ 50.000 millones, como se comprometió con Argentina, lo hace bajo cierto número de condiciones. Pero, hay que recordar que un país es soberano y que el fracaso de 2001 fue ante todo suyo (de Argentina).

¿Las medidas anunciadas por Macri no podrían agravar la crisis y sumergir al país en la recesión?

En periodo de recesión, un Estado tiene grandes dificultades para llenar las arcas y restablecer el equilibrio presupuestario. La actividad y los ingresos presupuestarios disminuyen automáticamente. El impuesto anunciado sobre las exportaciones, por ejemplo, es contraproductivo… el sector agrícola que es clave para la economía argentina. Así, el país entra en un círculo vicioso. En el plano monetario, las tasas de interés subieron en 60%. Y, sin embargo, esto no impide que el peso se devalúe aún más. Es una carrera perdida de antemano. Los inversores se inquietan. Ven claramente que las medidas puestas en marcha probablemente no serán muy eficaces. Por lo tanto, son menos aquellos dispuestos a prestar dinero a Argentina… Para mí es difícil ver cómo Argentina podría hacer frente a sus obligaciones.(I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories