Huelga contra ajuste impulsado por Mauricio Macri paraliza Argentina

Buenos Aires –

En un clima de creciente tensión social, los sindicatos argentinos realizaron este martes una huelga nacional de 24 horas, la cuarta contra el gobierno del presidente Mauricio Macri, bajo la advertencia de que no darán tregua si no cambia el rumbo económico.

El paro fue convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal central sindical, y al que se suman los gremios de la Central de Trabajadores.

La huelga era acompañada por cortes de calles encabezados por organizaciones sociales y partidos de izquierda.

Estaban inactivos el transporte público, aéreo –miles de vuelos se cancelaron–, la educación pública y los bancos. Sin embargo, muchos taxistas no adhirieron a la manifestación. La medida era seguida de forma dispar por los comercios. Además permanecían inactivos los puertos desde los cuales se exportan productos agropecuarios al resto del mundo.

“Si no hay plan B tampoco va a haber tregua con el movimiento sindical argentino… queremos evitar que sigan los despidos en el sector público y el privado y que nuestros salarios sigan perdiendo poder de compra”, afirmó a periodistas Juan Carlos Schmid, uno de los tres dirigentes de la CGT.

Los huelguistas y manifestantes son contrarios a las últimas medidas de ajuste aplicadas por el gobierno en el marco de las negociaciones para concretar un nuevo acuerdo financiero con el FMI, al que Argentina ha recurrido en otras crisis y que genera desconfianza por su exigencia de recortes del gasto público.

Los sindicalistas hacen su reclamo en un contexto de recesión económica, inestabilidad monetaria, incremento del desempleo y una inflación estimada en al menos 40% anual.

En tanto, el FMI y Argentina anunciarán este miércoles la finalización de un nuevo acuerdo crediticio que incluirá fondos adicionales a los 50.000 millones de dólares acordados en junio. Algo que no evitó que el presidente del Banco Central de ese país renuncie, provocando una leve alza del dólar.

Con apenas tres meses al frente del Banco Central, Luis Caputo anunció su dimisión en Buenos Aires justo el día en que el presidente Mauricio Macri se dirigió a la Asamblea General de la ONU y cuando en Argentina se cumple una huelga general en rechazo a las medidas de austeridad y al acuerdo con el FMI.(I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories