Dos instituciones educativas de Ecuador reconocidas en proyecto del BID

El sonido de las olas, la brisa de cada mañana y el canto de las aves es el panorama con el que estudian los niños de la Escuela Comunitaria Nueva Esperanza, ubicada en playa Cabuyal, cerca del cantón Jama, provincia de Manabí.

Su método didáctico de enseñanza e infraestructura ecológica constará dentro de las 80 instituciones educativas que escogió el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para su catálogo y página web. El concurso promovido por el organismo buscaba reconocer proyectos de infraestructura educativa que faciliten el aprendizaje y desarrollo de las habilidades del siglo XXI y que cuentan con alguna innovación en su diseño, construcción, gestión o uso.

La Escuela Comunitaria Nueva Esperanza aprobó una serie de requisitos como el uso de materiales o sistemas de construcción amigables con el medio ambiente y la salud. También por su diseño creativo, método de construcción e integración comunitaria.

La escuela es hecha totalmente de madera y caña. Foto: Cortesía.

‘Nueva Esperanza’ es financiada por la comunidad y está apartada del pueblo. Tiene más de 10 años instruyendo a niños en una cabaña frente al mar. Ha logrado dos reconocimientos internacionales: Premio Panorama Iberoamericano de Obras y como finalista en el Design Museum en Londres.

David Barragán, arquitecto y responsable de la postulación de la institución al concurso “Escuelas del Siglo XXI en América Latina y el Caribe”, señaló que la idea nace desde la comunidad de playa Cabuyal: “Todo está construido con materiales locales y está diseñada en una lógica de promover la educación activa, es decir, basada en la motivación”.

Playa Cabuyal está ubicada a 50 kilómetros del cantón Jama. Foto: Cortesía

Jardín de infantes en La Aurora

En el catálogo del BID, donde se conocerán diseños de escuelas de Colombia, Argentina, Brasil, Chile, entre otros países, estará además el Centro de Desarrollo Infantil Peekaboo, un jardín de infantes, ubicado en La Joya, parroquia La Aurora.

Ana Lucía Jiménez, directora y fundadora de Peekaboo, señala que la estructura está inspirada en la filosofía educativa de Reggio Emilia, una propuesta que nace en 1945 en el norte de Italia, cuyo objetivo es generar espacios de interacción donde los niños aprendan a través de la indagación y la cooperación.

“No tenemos pupitres, ni bancas sino espacios donde los niños eligen sus proyectos cada día y van al sector de investigación. Por ejemplo, sectores de ciencia, construcción, arte, lectura, cocina”, expresa.

Los menores durante una clase de arte. Foto: Cortesía.

Considera que esta oportunidad de estar en el catálogo de la organización financiera internacional permitirá que se den cambios no solo a nivel de infraestructura sino en la forma de aprendizaje en los niños.

Se prevé que para octubre salga a circulación el catálogo impreso y una página web que brindará ideas, inspiración y soluciones concretas a las diferentes necesidades educativas.

Otros ganadores

Las 4 escuelas más destacadas pertenecen a Guatemala, Colombia, Chile y Estados Unidos, las que participarán de la ceremonia de premiación en Washington D.C. Estas son: Escuelas San Juan Cotzal, Colegio San José Preescolar Etapa 1, Liceo Polivalente Mariano Latorre y Wish School.

Ellas contaron con los requisitos mencionados anteriormente más la inclusión de personas con discapacidades, condiciones de comodidad, acceso a Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), seguridad, entre otras. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories