Decreto en Colombia permitirá a la policía decomisar hasta dosis mínima de droga

Bogotá –

Colombia, el mayor productor mundial de cocaína, endureció su política interna contra las drogas mediante un decreto que permitirá a la policía decomisar hasta la dosis mínima de marihuana cuyo consumo está despenalizado desde 1994.

El presidente Iván Duque firmó la medida aduciendo un “alarmante incremento” del consumo de estupefacientes en Colombia, aunque expertos como la organización DeJusticia cuestionan la orden por cuanto la consideran un retroceso en la búsqueda de nuevos enfoques para tratar el fenómeno de la producción y uso de drogas.

Básicamente, Duque dotó de “herramientas” a la policía para que confisque cualquier cantidad de alucinógenos que encuentre en el espacio público, incluida la dosis mínima.

“Estamos firmando un decreto que le da las herramientas a la fuerza pública, a la policía, para destruir la droga en las calles de nuestras ciudades; destruir cualquier dosis, por supuesto”, dijo el mandatario al expedir la orden en la sede de gobierno.

En adelante la fuerza pública podrá incautar cuanta sustancia alucinógena intercepte, y “aquellos a quienes les sea confiscada una cantidad igual o menor a la dosis mínima” deberán demostrar “debidamente” su condición de adictos, para que les sea devuelta la droga, según anticipó el gobierno en un comunicado.

No obstante, en este último caso no está previsto el arresto aunque sí la imposición de multas. Las normas colombianas permiten el uso personal de hasta 20 gramos de marihuana o uno de cocaína.

Política represiva

El nuevo decreto se enmarca en un endurecimiento de la política represiva contra el tráfico de drogas ante el aumento de los narcocultivos y producción de cocaína, que alcanzaron cifras récord en 2017, según Naciones Unidas.

Si bien la mayoría de la droga que se produce en Colombia es exportada a Europa y Estados Unidos – el principal consumidor -, las autoridades han denunciado un mayor tráfico interno al menudeo.

DeJusticia y el Colectivo de Estudios Drogas y Derecho (CEDD), que reúne a investigadores de 11 países de la región, han advertido sobre el impacto negativo de la medida expedida por Duque.

Además – añaden los expertos – esta nueva política tiene una “falla grave” al no “diferenciar el consumo problemático, del consumo ocasional o recreativo”.

Sin embargo, Duque insistió en que el decreto está orientado a combatir el incremento del uso interno de alucinógenos, aunque no reveló cifras. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories