Extraditan desde Bélgica a Estados Unidos a agente chino por espionaje económico

Washington –

La firmeza de Washington contra Pekín se manifestó nuevamente el miércoles con el anuncio de la inculpación de un espía chino, arrestado en Bélgica y extraditado a Estados Unidos, donde es sospechoso de robar secretos a empresas aeronáuticas.

Es la primera vez que un agente de inteligencia chino es extraditado a Estados Unidos, señaló un alto funcionario de la policía federal, Bill Priestap.

Las autoridades estadounidenses acusan a Yanjun Xu, también conocido como Qu Hui o Zhang Hui, de haber buscado, a partir de 2013, información sobre varias compañías aeronáuticas, incluida la General Electric Aviation.

Este agente del Ministerio de Seguridad chino identificó a expertos contratados por estas compañías y los habría atraído a China bajo el pretexto de conferencias universitarias, pagándoles el viaje.

Fue arrestado el 1 de abril en Bélgica y extraditado el martes a Estados Unidos, donde fue acusado de “intentar un espionaje económico” dijo el Departamento de Justicia.

Debe ser juzgado en Cincinnati (Ohio), donde se encuentran las oficinas centrales de GE Aviation. Enfrenta una pena de hasta 15 años de prisión.

“Este no es un incidente aislado, es parte de la política económica de China que está creciendo a expensas de Estados Unidos”, dijo John Demers, fiscal general adjunto, en el marco de la guerra comercial protagonizada por ambos países.

“No podemos aceptar que una nación coseche lo que no siembra”, agregó.

Segunda detención

Estas acusaciones fueron rechazadas por Pekín. Estados Unidos saca este caso “de la nada”, dijo el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Lu Kang.

El presidente estadounidense Donald Trump se había acercado de manera notable a su “amigo” Xi Jinping al principio de su mandato, en 2017. Pero la reciente guerra comercial echó sombras en las relaciones bilaterales.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, criticó el 4 de octubre abiertamente a las autoridades chinas, a quienes acusó de injerencia en las elecciones estadounidenses, de retrogradar en lo que respecta a derechos humanos y de cometer “agresiones económicas” a través del “robo” de tecnología.

El Congreso estadounidense acusó además el miércoles a Pekín de implementar una política de “represión sin precedentes” contra la minoría musulmana uigur. Tales abusos “podrían constituir crímenes contra la humanidad”, estimó la comisión sobre China en su informe anual.

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories