20 frases de Jair Messias Bolsonaro que definen su polémica figura en Brasil

Amado por unos que lo consideran un mito, un ser superior o un héroe, que ensalzan su hablar directo, sin filtros al estilo del presidente de EE.UU., Donald Trump; pero otros lo ven como un peligro, como el temor del regreso a la dictadura.

Es Jair Messias Bolsonaro, nacido en 1955, el político ultraderechista que escandaliza con sus declaraciones y que se perfila como el ganador de las presidenciales de Brasil el próximo 28 de octubre aupado con el 58 % de apoyo que arrojó el último sondeo, contra el 42 % de su rival Fernando Haddad.

Su lengua ha disparado en varias direcciones, enardeciendo no solo a opositores, sino también a sectores como los gays o a las mujeres, que en el país de 209 millones de habitantes suman más del 50 %.

La animadversión hacia el político crece dentro y fuera del país. La revista británica The Economist calificó al candidato como la amenaza más reciente para Brasil y América Latina. El medio consideró que sería un gobierno desastroso y lo ubicó en el ‘club’ de líderes populistas, tanto de derecha como de izquierda, que incluyen a Trump, o al polémico gobernante filipino, Rodrigo Duterte.

Bolsonaro fue capitán del ejército y tras una sanción por protestar por los bajos salarios de los militares llegó al escenario político en los ochenta. Sus superiores lo calificaban como un ser agresivo.

En el país donde los seis hombres más ricos tienen una riqueza equivalente a 100 millones de personas y que ha tenido 14 presidentes militares en sus 129 años de república, la mayoría de ellos por golpes de Estado, Bolsonaro critica a la democracia a la que ha calificado como “una m…”.

Una alta autoridad militar contó a ambito.com cómo trabajaron en la construcción política para una “nueva democracia” con Bolsonaro. “El objetivo es poner en marcha una tercera vía, esto es algo diferente a un rol, en que los militares sean la cabeza de un régimen propio… Los oficiales militares somos personas muy calificadas… Hay que terminar con eso de que no podemos ser ministros”.

Sus seguidores lo ven como la única vía para terminar con la corrupción o la violencia que acaba con la vida de más de 60 mil personas al año.

“Así como sucedió con Trump en EE.UU., Bolsonaro captó a muchas personas que sentían que alguien supuestamente fuera del sistema y que sea más duro puede quebrar con la corrupción y la política tradicional; sin embargo, esa corriente de volver el sistema político algo ‘apolítico’ es un peligro, dice a El Espectador, Andrés Río, profesor de la Universidad Federal Fluminense. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories