Roberto Pólit: Los aviones presidenciales se convirtieron en un doble gasto para Ecuador

Roberto Pólit Robinson, abogado y experto aeronáutico con varios años de experiencia, advierte que aún falta por añadir más gastos a los aviones presidenciales Legacy 600 y Falcon 7X, manejados por el Grupo de Transporte Aéreo Especial (GTAE). El martes pasado, este Diario publicó cifras proporcionadas por el GTAE: el costo de operación y mantenimiento de los aviones entre 2014 y 2017 superó los $ 11 millones.

Pólit Robinson consideró, además, que el hecho de que en muchas ocasiones se desplazaran dos aviones, uno con el primer mandatario y un pequeño grupo de funcionarios, y otro con el resto de la comitiva, generó un doble gasto para el Estado.

¿Ha sido usual que los presidentes ecuatorianos dispongan de dos aviones presidenciales?

No. Por más de una década, los presidentes usaban el Avro FAE 001, que era de hélice. Desde la época de León Febres Cordero (1984-88) en adelante se quiso comprar un nuevo avión pero fue imposible por los costos. Entonces el presidente alquilaba aviones de la Marina o de la FAE, y cuando salía de gira fuera del Ecuador usaba un avión arrendado de Tame. Nunca en la historia un presidente ha tenido dos aviones de última generación, como son el Legacy 600 y el Falcon 7X.

El GTAE dio cifras de costos de los dos aviones presidenciales entre 2014 y 2017, que superan los $ 11 millones. ¿Aún faltarían costos por añadir?

En la información publicada se ha omitido lo básico, que es el costo por hora de vuelo del avión. Cada hora de vuelo de un avión tiene un valor porque los motores deben ser revisados a partir de tantas horas de vuelo, y sobre eso se calcula el costo. Lo mismo sucede con el fuselaje (cuerpo de la nave). También falta añadir el costo del seguro de vuelo y el costo de los honorarios de los tripulantes.

En páginas de internet que asesoran sobre compra de aviones se indican valores sobre el costo anual de tener un Falcon 7X.

En efecto, en esos sitios se habla de que el costo sería de $ 1,2 millones anuales para 200 horas de vuelo y de $ 1,8 millones para 400 horas de vuelo.

En el documento que sirvió de sustento para comprar el Falcon se señala que uno de los objetivos era mejorar la participación regional y mundial de las autoridades gubernamentales.

A diferencia del Legacy 600, el Falcon 7X es un avión que sirve para vuelos intercontinentales. Se lo escogió por eso. Más bien su limitación es que solo puede aterrizar en pistas de ciudades grandes en Ecuador.

¿Considera que hubo un derroche en el uso de los aviones?

El tener dos aviones generó un alto costo para el erario nacional. Tradicionalmente, los presidentes preferían alquilar el transporte a las Fuerzas Armadas, pues eso significa que no se tiene un avión estacionado en tierra. Los 70 millones que se gastaron pudieron ser usados así y limitando el transporte solo para el presidente y vicepresidente de la República. Lo que sucedió en los últimos años fue que se movilizaron dos aeronaves, pues las comitivas eran tan grandes que también se arrendó un avión de Tame o se usó uno de la FAE. Eso fue un doble gasto. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories