Cuarto eje vial, un sueño inconcluso en el Oriente

Zamora Chinchipe –

Un grupo de más de veinte jóvenes corre por una cuesta de tierra, en una ruta curva y polvosa de enlace al puente fronterizo, aquel que conecta Zumba con La Balsa, en el sureste del país.

Esta carretera, que tiene continuidad en el lado vecino, busca afianzar los lazos de amistad entre Ecuador y Perú. Se trata del denominado cuarto eje vial, obra que del lado ecuatoriano comenzó en el 2008.

La ejecución de esta vía es parte de las acciones tras la firma de paz con Perú en 1998; sin embargo, la realidad de la carretera que va por las provincias de Loja y Zamora Chinchipe hacia el límite fronterizo difiere con la vía que ya está culminada en Perú.

La vía asfaltada es utilizada por conductores que salen de Loja rumbo al sur, los que acceden a una ruta de 36 km, donde en algunos tramos una contratista del Ministerio de Obras Públicas (MTOP) cambia y coloca nueva capa asfáltica, como en la entrada de Vilcabamba, en Loja.

En ese punto, la vía está en buen estado, tiene ciertos desniveles y tramos lastrados como en el Parque Nacional Podocarpus. Allí, al mediodía del miércoles 24, los niños se bajan de un bus y soportan el polvo que deja el tránsito de carros.

A partir de Vilcabamba, la vía es de pavimento, pero mantiene tramos de lastrado. Desde aquí se denomina el primer tramo del cuarto eje vial, que va hasta Bellavista (en Zamora Chinchipe) sumando 101,79 km y luego continúa en un segundo tramo de Bellavista hasta La Balsa (53 km).

Esta primera vía sigue a Yangana, Valladolid, Palanda y Bellavista. Saliendo de Vilcabamba a Yangana, en los primeros 20 km, dos puentes asoman con estructuras inconclusas, les faltan barandas. En uno de esos, a la altura de la Cascada Cristo del Gallo (Yangana), quedaron fierros de la estructura.

Antes de llegar a Valladolid (Zamora Chinchipe) desde Yangana (Loja) hay al menos cuatro tramos de vía con material lastrado. Allí, los conductores disminuyen su marcha.

Esta vía es el sueño más grande de este sector fronterizo. La ciudadanía desea que se plasme este requerimiento. Es un eje que va a permitir nexos de productores y que se genere turismo.
Milton Gómez, comité binacional

Algunos ven con asombro tres grandes ductos ubicados a un costado de la vía, parece que faltó instalarlos en caídas de agua. Uno de esos se ubica a la altura de la Cascada del Muerto.

El panorama de la vía sigue con al menos cuatro tramos de unos 100 a 400 metros. Tiene material lastrado o tramos a medias con pavimento en un carril y el otro carril lastrado. En esas zonas, los choferes se arriesgan invadiendo en contravía la zona de pavimento.

Con el transcurso de más de dos horas de viaje, se adentra a la zona más crítica, al pasar Palanda y llegar a Bellavista, poblado donde termina el tramo 1 del eje vial hecho netamente de pavimento. A partir de Bellavista se inicia el segundo tramo, los 53 km más complicados, una obra aún sin construirse.

Los vecinos echan agua al lastrado para evitar la polvareda, algunos estudiantes de pueblos caminan al pie de la vía para ir a sus escuelas. Desde allí, alrededor de tres horas se demora en cruzar por Zumba y llegar a La Balsa. El camino es tortuoso. Los autos avanzan en un camino de tierra al borde de abismos y con acumulación de tierra por deslaves.

En otros tramos se estrecha la vía, que se limita con cintas de peligro o vegetación. “No se ha adelantado nada”, dice José Cabrera, en La Balsa, y añade que la Zumba-La Balsa se llena de lodo en tiempo de lluvia.

Hace 20 años se crearon muchas expectativas de que iba a mejorar la calidad de vida de la zona fronteriza, sobre todo en lo que concierne al eje vial. Lamentablemente, solo se ha incumplido”.
Ángel Pavón, alcalde de Chinchipe

Funcionarios del gobierno provincial de Zamora Chinchipe afirman que constantemente hacen limpieza de cunetas, espaldones, el recapeo de superficies y lastrado, colaborando con maquinaria, trabajando en el tramo Zumba-La Balsa.

Milton Gómez, concejal de Chinchipe y coordinador del comité de gestión binacional, lamenta que el cuarto eje vial esté “olvidado”. Asegura que faltan 53 km del segundo tramo y obras del primer tramo.

Pese a los ofrecimientos no se ha culminado, señala Ángel Pavón, alcalde de Chinchipe. Anhela su término para que productores lleven su cosecha al interior del país y a Perú, que sí tiene una vía de pavimento en esa zona de la frontera.

Sergio Fernández, representante del barrio Isimanchi, zona rural de Zumba, señala que proyectos como el de una minera no funciona con la vía en mal estado. “Esta vía es importantísima, como no hay la vía, no se explota la mina, eso daría trabajo aquí”, sostiene.

En la parte de la provincia (Loja) estamos dando mantenimiento, desde el límite provincial hasta el puente internacional también… Desde matriz están preocupados para realizar las consultorías de los puentes…”.
Walter Rojas, MTOP Loja

Según el director provincial del MTOP de Loja, Walter Rojas, sí se está cumpliendo con el mantenimiento de la vía. “Desde planta matriz también están preocupados para realizar las consultorías de los puentes”, dice Rojas, y asegura que desconoce información sobre la terminación de la vía.

Aún no se conocen resultados del análisis de Contraloría sobre esta vía. Nívea Vélez, viceprefecta de Loja, indica que se encargó de hacer una fiscalización de la obra que, dice, al inicio se cotizó en $ 18 millones y llegó a alcanzar $ 140 millones. Califica a la obra como “uno de los monumentos de la corrupción”. (I)

Cuarto eje vial

DE LOJA A LÍMITE SURESTE
Dos tramos

El primer tramo del cuarto eje vial, que une al país con el Perú, suma 101,79 km. Va por Vilcabamba, Yangana, atraviesa la provincia de Zamora Chinchipe por Valladolid, Palanda y Bellavista. En ese tramo faltan puentes y otras obras. El segundo tramo va de Bellavista y avanza a Zumba-La Balsa. Resta la construcción de toda esa vía de tierra. Suma 53 km. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories