Juez dicta 36 meses de prisión preventiva para Keiko Fujimori en Perú

Lima –

La justicia peruana dictó este miércoles la prisión preventiva por 36 meses para la líder opositora Keiko Fujimori, acusada de recibir aportes ilegales de la constructora brasileña Odebrecht.

Al acoger un pedido de un fiscal anticorrupción, el juez Richard Concepción Carhuancho dijo que existía la “sospecha grave” de que Keiko, de 43 años, dirigía una “organización criminal de facto que se ha enquistado dentro del partido” fujimorista (Fuerza Popular), que blanqueaba dinero de origen ilícito, y que era “alto el peligro de fuga” de ella.

“La única medida necesaria en su caso es indudablemente la prisión preventiva”, dijo el magistrado.

La prisión preventiva también se extendió a otros 10 dirigentes y asesores de Fuerza Popular, partido que controla el Congreso y que ahora  enfrenta una compleja crisis interna. La medida fue tomada tras seis jornadas de audiencias.

La fiscalía los acusa de conformar una “organización criminal” dentro del partido fujimorista, que supuestamente recibió y encubrió 1,2 millones de dólares aportados ilegalmente por la empresa brasileña Odebrecht a la campaña de Keiko en 2011.

La abogada de Fujimori, Giuliana Loza, expresó que la decisión afecta el debido proceso, puesto que aún estaba pendiente la sustentación de 6 defensas sobre la tesis fiscal de organización criminal. También mencionó que el juez adelantó conclusiones sobre la responsabilidad de su defendida.

Para su decisión, el juez también tomo en cuenta los testimonios de colaboradores y testigos protegidos. Así como lo expresado anteriormente por los empresarios de la constructora Odebrecht: Marcelo Odebrecht, Jorge Barata, Luiz Mameri, entre otros.

Concepción Carhuancho leyó su fallo durante casi ocho horas, en la misma jornada que Perú celebra “el día de la canción criolla” y a horas de la “noche de brujas” o ‘Halloween’, cerrando un mes cargado de acontecimientos para Keiko y su familia.

Lo llamativo de los avatares judiciales del clan Fujimori, es que éstos ocurrieron en los cinco miércoles de octubre.

El primer miércoles, el 3 de octubre, la justicia anuló el indulto al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), ordenando su retorno a prisión. Desde entonces, el patriarca, de 80 años, permanece hospitalizado en calidad de detenido, pero debe volver a prisión cuando sea dado de alta.

Una semana después, el 10 de octubre, el juez Richard Concepción Carhuancho dictó prisión “preliminar” a Keiko. El miércoles siguiente, el 17 de octubre, una corte de apelaciones ordenó su liberación.

Cuando todo parecía ir viento en popa, el miércoles 24 se iniciaron los debates de la audiencia en que el fiscal José Domingo Pérez solicitó 36 meses de prisión preventiva para ella y otros 10 miembros o asesores de su partido. Finalmente, este miércoles 31 llegó la orden que la envía a prisión.

Propuesta de diálogo es nuestra

En coincidencia con la odisea judicial de Keiko, su partido Fuerza Popular se sume en una crisis interna que puede derivar en un quiebre.

Keiko manejaba al partido en forma autocrática, mientras su bancada, con amplia mayoría en el Congreso desde 2016, atacaba sin contemplaciones a sus adversarios.

Aunque Keiko no era parlamentaria, dictaba desde las sombras todas las decisiones que aprobaba el Congreso, según chats de Whatsapp y Telegram presentados por el fiscal como evidencias.

Evidencias de liderar por dos años una oposición obstruccionista y las acusaciones de corrupción desplomaron la popularidad de Keiko, quien adoptó un sorpresivo tono conciliador y propuso la “paz y el reencuentro”.

Pero el presidente peruano Martín Vizcarra afirmó el pasado lunes que él había propuesto un diálogo hace siete meses, sin obtener respuesta del fujimorismo.

“El diálogo lo planteamos el 23 de marzo”, al asumir el poder, declaró Vizcarra a corresponsales extranjeros. “La propuesta es nuestra”, insistió.

En Twitter, Keiko respondió “frente a la voluntad de diálogo reafirmada por el presidente Vizcarra, reitero mi propuesta de un Reencuentro Nacional”. “Este reencuentro no está sujeto a ninguna condición”, agregó.

Como reality show

El interés por la audiencia a Keiko disparó la sintonía del canal de televisión por cable del Poder Judicial, Justicia TV.

Convertida en una especie de “reality show”, la audiencia fue transmitida también por internet, donde logró un récord este miércoles: más de 21.000 usuarios siguieron en Facebook la lectura del fallo. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories