Médicos están ‘tranquilos’ por la salud de Jorge Glas

Quito –

Al menos una docena de uniformados de unidades especiales de la Policía y de seguridad penitenciaria resguardan la habitación localizada en un tercer piso del Hospital de Especialidades Carlos Andrade Marín (HCAM), en el que se internó la madrugada de ayer al exvicepresidente Jorge Glas, luego de ser trasladado desde el Centro de Rehabilitación Social (CRS) de Cotopaxi.

Este llegó al HCAM cerca de la 01:00 en una ambulancia custodiada por agentes del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y de Rehabilitación Social. Uno de los médicos que estuvieron en la valoración de Glas consideró necesario “por precaución y seguridad” trasladarlo a Quito.

A ocho horas de estar internado, Édison Ramos, director técnico (e) del HCAM, explicaba que la primera evaluación médica del paciente evidenció que llegó “despierto, consciente, orientado y sin ningún signo de deterioro neurológico-mental, sin signos de focalidad, estable en sus signos vitales y parcialmente hidratado”.

La mañana de ayer, Glas recibió una valoración nutricional para ver cuál es su estado y de acuerdo con ello iniciar la alimentación que sea necesaria. El martes último, el ex segundo mandatario cumplió 16 días de huelga de hambre, en protesta por su traslado desde la Cárcel 4, en Quito, al CRS de Cotopaxi, el 21 de octubre pasado.

Glas fue sentenciado a seis años de cárcel por asociación ilícita en el caso Odebrecht, fallo que está en apelación.

“Los exámenes que se le han practicado hasta el momento nos permiten estar tranquilos. Tanto su biometría como su química sanguínea se encuentran dentro de parámetros normales, no tenemos ningún dato que nos llame la atención”, manifestó el médico del HCAM.

Ramos recalcó que Jorge Glas cuenta con atención médica como cualquier otro paciente y tiene los mismos derechos y restricciones que el resto.

Dejó claro también que la seguridad del exvicepresidente le corresponde a la Policía y a Rehabilitación Social. “Nosotros garantizamos la atención médica, con los profesionales, los exámenes que sean necesarios, la medicación y el tratamiento”, dijo.

Glas habría sido llevado al HCAM considerando que tiene ahí una historia clínica y que esta casa de salud posee manejos específicos de la medicación que le puede brindar. La deshidratación del exfuncionario del correato ya había sido corregida mediante la administración de líquidos intravenosos.

Aunque Glas está en un hospital público en calidad de paciente, él no deja de ser un privado de libertad para el cual las visitas le son restringidas, pues se enmarcan en el régimen de Rehabilitación Social.

Heriberto Glas, hermano de Jorge Glas, quiso ingresar al HCAM en horas de la mañana, pero no se lo autorizó.

Las autoridades del hospital aseguraron que Glas tendría la asistencia permanente de un médico especialista. Aún se desconoce cuál será el tiempo que permanecerá ahí. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories