Dolor e impotencia en el adiós a Jesús Daniel

Rocafuerte –

Las calles polvosas de Valdez estaban tristes como sus más de 2.000 habitantes, ya que a esta comunidad del cantón Rocafuerte el dolor llegó de forma abrupta.

El cuerpo de Jesús Daniel Párraga Guerrero, de 6 años, cumplidos recién el mes pasado, era cargado y en aquel avance fúnebre participaban ayer más de 20 personas y un número similar de niños de la escuela Blanca Cuadros, plantel del que el menor de edad era estudiante hace dos meses.

Su mamá, luego, decidió llevarlo a vivir con ella a Daule al fallecer la abuela del niño, Rosa Guerrero. Pero en ese cantón, el lunes pasado, Jesús Daniel murió a golpes proferidos por su padrastro. Él está detenido. La autopsia determinó hemorragia pulmonar, como causa principal del fallecimiento.

En la audiencia de formulación de cargos, anteayer, la Policía debió de descargar gas lacrimógeno para alejar a una muchedumbre indignada.

Antes de que fuera llevado a la iglesia Nuestra Señora del Carmen, en el centro de Rocafuerte, el cuerpo de Jesús Daniel fue conducido a las casas de los abuelos maternos. En la vivienda de la extinta Rosa, la tristeza desbordaba entre las hendijas de cañas y maderas.

Isabel Párraga, tía del menor, reclamó airadamente. “Cómo le pudo hacer esto (…) a mi Danielito, yo te dije Gema (mamá del niño), no te lo lleves que yo lo cuido…”, gritaba Chavica, como es conocida Isabel, en Valdez.

Luego ella se desmayó y fue llevada al hospital básico de Rocafuerte.

Jesús Daniel no supo de su papá, pues según una prima de Gema, ella jamás contó a sus papás quién era el progenitor del inquieto niño. “En el embarazo, la China (como conocen a Gema en Valdez), se protegía con fajas”, relató la pariente.

Desgraciado era la palabra más sutil que se oía en referencia del padrastro, del cual dijeron solo tenía trabajo cuando un grupo musical tenía contratos en Daule. Quien atendía las necesidades del hogar era Gema, quien era la psicóloga en un plantel de ese cantón.

Janeth Guerrero, madrina de Gema, dijo que la justicia debe llegar a través de las leyes. “La ley sabrá lo que hace. Nosotros lo que queremos es tranquilidad en estos momentos”, dijo.

Lucelly Posligua, mamá de un compañero de aula de Jesús Daniel, dijo que su hijo casi no se separaba del pequeño Jesús. “Mi hijo se enteró por la televisión. Ha llorado como usted no se imagina, es algo tan doloroso… son cosas que pasan en la vida, uno nunca busca el mal para sus hijos”, declaró. (I)

Caminata

Compañeros de Gema, los que estudiaron Psicología en la Universidad Técnica de Manabí, realizan hoy una caminata reclamando justicia en torno a la muerte del niño Jesús Daniel, hijo de su colega. Se prevé que los reclamos lleguen hoy a la Fiscalía provincial, con sede en Portoviejo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories