Peregrinaciones en honor a la Virgen de El Quinche

Quito –

Desde hace cinco años Óscar camina al santuario de la Mamita Quinche –como le dice de cariño a la Virgen de El Quinche– en agradecimiento al milagro que le cumplió luego de un accidente que casi lo deja cuadrapléjico. Víctor, en cambio, está a un año de cumplir los ocho años seguidos de caminata que, dice la tradición, debe completar antes de que la ‘Virgen de piel morena’ le cumpla el favor que ha pedido: que le cure un cáncer de piel que posee su madre.

Para otros, como Felipe Albuja, la peregrinación hasta el santuario de El Quinche no es más que la muestra de la fidelidad a una tradición católica que debe heredarse. El pasado viernes él caminó los casi 50 km que separan a Sangolquí, en el cantón Rumiñahui, de El Quinche, en el cantón Quito, con su hija de 15 años y su pequeña de 4 en hombros.

El 21 de noviembre próximo es la fecha exacta en que se celebra el día de la Virgen de El Quinche, pero como es costumbre las romerías y caminatas se dan el fin de semana que antecede a esa fecha.

Pero las víspera de la fiestas religiosas y culturales en honor a la ‘Patrona del Ecuador’, que ya llevan celebrándose 414 años, se iniciaron en la parroquia el 3 de noviembre pasado bajo el lema El perdón en la familia. El Municipio de Quito prevé que más de un millón de personas lleguen este año al santuario ubicado a 30 km de la capital.

La historia cuenta que la imagen de la Virgen de 62 centímetros de alto en madera de cedro estuvo inicialmente en la zona de Oyacachi y desde 1604 pasó a estar en la parroquia de El Quinche, de donde tomó su nombre. Las autoridades locales y nacionales ubicaron operativos: en Calderón, en el cantón Quito; el redondel de El Colibrí, en el cantón Rumiñahui; y el ingreso por Cusubamba desde el cantón Cayambe. Parte de los devotos luego de una marcha de cuatro o cinco horas, que iniciaron después de las 18:00, escuchan una de las misas programadas cada hora por la iglesia desde la 24:00 que se da la primera ceremonia religiosa. Inmediatamente los devotos retornan en buses que esperan en lugares específicos en las salidas de la parroquia.

La noche del 20 de noviembre se celebrará una misa a las 19:00 y luego habrá una procesión con la imagen original de la Virgen por las calles de la parroquia que concluirá con un espectáculo de fuegos artificiales. Las fiestas terminarán el miércoles 21 con una misa presidida, a las 10:00, por el arzobispo de Quito, monseñor Fausto Trávez. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories