Defensoría del Pueblo se pronuncia respecto a estado de salud de Jorge Glas

Quito –

La Defensoría del Pueblo exhortó este miércoles al Ministerio de Justicia, con un mensaje en su cuenta de Twitter, a que resuelva sobre el traslado del exvicepresidente de la República Jorge Glas Espinel, quien se mantiene recluido en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) de Cotopaxi cumpliendo una pena de seis años por el delito de asociación ilícita relacionado al caso Odebrecht.

El pedido de la Defensoría se da ante un supuesto deterioro de la salud del exbinomio de Rafael Correa, para que reciba atención médica, precautelar su integridad y que cumpla su prisión en otro CRS. El exhorto llegó luego de varias visitas que hizo personal de la institución a Glas para verificar la situación del privado de libertad.

Glas cumplió el miércoles 38 días de huelga de hambre, pues al día siguiente de ser trasladado desde la Cárcel 4 de Quito al CRS de Cotopaxi, el 22 de octubre pasado, él tomó esa medida.

Hasta este momento el Tribunal de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, integrado por los jueces Rosario Freire, José Luis Segovia y Fernando Tinajero, no ha emitido su resolución sobre la apelación a la negativa de hábeas corpus que recibió Glas, el 25 de octubre pasado, para que pueda volver a la Cárcel 4.

El miércoles se cumplieron los ocho días de prueba que decidió el Tribunal debían darse para que las partes presenten pruebas de lo que solicitaban y así ellos tomar una resolución.

Eduardo Franco, procurador judicial de Glas, calificó de concluyente el pedido de la Defensoría e insistió en que la vida del ex hombre fuerte de los sectores estratégicos de la década pasada, está en peligro.

“Por razones humanitarias debe Jorge Glas ser trasladado a Quito a un hospital urgentemente, para así restablecer su salud y posteriormente llevarlo a la Cárcel 4 de Quito hasta que recupere su libertad en la audiencia de casación (que aún no tiene fecha)”, explicó Franco, al tiempo que responsabilizó al Gobierno de Lenín Moreno por lo que pueda pasar con la salud y la vida de el ex segundo mandatario.

Cinthia Díaz, esposa de Glas, señaló el martes que él decidió no ser traslado nuevamente al Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM) de Quito y que los médicos que llegaron al CRS de Latacunga le suministraron suero intravenoso para equilibrar en algo su salud.

Glas solicitaría que los chequeos a la casa de salud donde se lo lleve no sean de un solo día sino completos y luego de los mismos se lo regrese a la Cárcel 4.

La Defensoría trabajaría en un comunicado más extenso que explique detalladamente las razones de su exhorto al Ministerio de Justicia.

Harrison Salcedo, parte de la defensa de Glas, manifestó que debido a que no existe un pronunciamiento oficial sobre la apelación del hábeas corpus, él está interponiendo un escrito “enérgico” para que el Tribunal se pronuncie, pues el quebrantamiento de la salud de su defendido es “terrible”.

Salcedo informó que entre el lunes y martes anteriores Glas sufrió desmayos y perdidas de conciencia y el miércoles, luego de una revisión médica, se solicitó que vaya al CRS de Cotopaxi una ambulancia del HCAM. Según el abogado, pese a los pedidos que le ha hecho su defensa y su familia, el exvicepresidente se rehusa al traslado a un hospital, pues él quiere que se dé una respuesta definitiva al tema de su regreso a la Cárcel 4. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories