“Pidamos al Señor, ¡enséñanos a rezar!”, exhorta el papa Francisco a los fieles

Ciudad del Vaticano –

Jesús rezaba con las oraciones que la madre le había enseñado, fue la imagen que presentó el papa Francisco a los fieles en el curso de su catequesis sobre el Padre Nuestro. “En este tiempo de Adviento, dijo Francisco, pidámosle al Señor, como los discípulos, que nos enseñe a rezar. Seguramente Él no dejará caer al vacío nuestra invocación”.

Una voz se elevó en el aula Pablo VI: “Señor, ¡enséñanos a orar!” Fue la del papa Francisco reunido con los peregrinos del mundo en la primera semana de Adviento, en el inicio de un nuevo ciclo de catequesis centrado en la oración del Padrenuestro, indicó el portal vaticannews.va.

Tras la tradicional lectura del pasaje evangélico en los distintos idiomas, el pontífice comenzó su catequesis con la imagen de Jesús orante: “Jesús rezaba”, dijo.

“Los evangelios nos presentan a Jesús como un hombre que rezaba. Si bien experimentaba la urgencia de predicar y de salir al encuentro de la multitud, buscaba momentos de soledad para rezar”, señaló.

Oración
Recorriendo el Evangelio de Marcos y la entrada de Jesús en Cafarnaúm, cuando tras la puesta del sol multitudes de enfermos se acercaron al Maestro para ser sanados, Francisco subrayó que sin embargo, por la noche, el Señor se dedicaba a la oración: Él –dijo el Pontífice– se desvincula. No termina siendo “rehén” de las expectativas de quienes lo han elegido como líder, algo que “constituye un peligro de los líderes”.

“Y, ¿por qué? Porque Jesús –dijo el Papa– no debe echar raíces, sino seguir siendo continuamente un peregrino por los caminos de Galilea”. “Y también, peregrino hacia el Padre”, “en camino de oración”.

Más adelante en su catequesis, el papa observó que en algunas páginas de la Escritura “parece que es ante todo la oración de Jesús, su intimidad con el Padre, la que lo gobierna todo”.

“Jesús rezaba como cualquier hombre, pero su modo de hacerlo estaba envuelto en el misterio. Esto impactó a sus discípulos y por eso le pidieron: ‘Señor, enséñanos a rezar’. Jesús se convirtió así en maestro de oración para ellos, como quiere serlo también para nosotros”, manifestó.

Poniendo como ejemplo la Parábola del publicano y el fariseo, el pontífice argentino puso en guardia sobre las oraciones “inoportunas”, que no son recibidas por Dios. Y recordó las palabras del Maestro: “porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado”. De este modo señaló que “el primer paso para rezar es ser humildes”, porque “la oración humilde es escuchada por el Señor, indicó el portal vaticannews.va (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories