Francia arde en marchas contra desigualdad social

París –

“¡Macron dimisión!,, gritaban los “chalecos amarillos” en manifestaciones en toda Francia, donde unas 125.000 personas salieron a las calles y 1.385 fueron arrestadas.

La mayor parte de las tiendas estaban cerradas. Enfrentamientos entre manifestantes y policías estallaron en varias ciudades del sur de Francia.

Manifestantes enfrentaron a la policía, lanzaron proyectiles y quemaron autos en las calles con barricadas en llamas.

Esta ola de manifestaciones comenzó el 17 de noviembre en oposición a un aumento de los impuestos a los combustibles y con el paso de los días se extendió a otros sectores, sobre todo a los estudiantes.

“Denis, de 30 años, vino a París desde Caen (noroeste). “Hago esto por el futuro de mi hijo, no puedo permitir que viva en un país en el que otros se enriquecen a nuestra costa”. Tim Viteau, un desempleado de 29 años, protestó por tercer sábado consecutivo. Él y su pareja se vieron obligados a volver a casa de sus padres porque no podían pagar el alquiler. “¿Cómo vamos a tener hijos? Yo también quiero niños”.

Tampoco abrieron la Torre Eiffel, ni los museos. Marie-Josée Chapuis estima que “demasiados impuestos mata el impuesto” y culpa de ello a “las élites desconectadas” y a “demasiada inmigración”.

Pese a que el gobierno de Emmanuel Macron dio marcha atrás en alza de los impuestos, las protestas no cesan.

Parte de la clase media baja, afectada por el elevado desempleo y los bajos salarios vio el alza como una gran injusticia. Sobre todo, por parte de un Gobierno que redujo impuestos patrimoniales a los ricos para evitar que se lleven al extranjero sus fortunas, registró el portal Infobae.

“El descontento se cristalizó y comenzó alrededor de una demanda muy específica, pero agrupa a muchos descontentos y reclamos relacionados con la desigualdad social y la arrogancia de los ricos”, dijo Christian Chevandier, profesor de historia contemporánea en la Universidad de Le Havre.

La desocupación bordea el 10% y el fenómeno de los trabajadores pobres está creciendo, refirió el politólogo Jean-Marie Pernot, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales.

Un 70% de los franceses apoya las protestas contra Macron, llamado “el presidente de los ricos”, indica el medio.

También en otros países
El movimiento de los chalecos amarillos se extendió a Holanda y Bélgica, donde la policía lanzó gases a manifestantes que exigen la renuncia del primer ministro Charles Michel.

Al parecer, se trata de un movimiento populista opuesto al Gobierno en general y enojado por lo que considera una vasta brecha entre los políticos y la gente común. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories