Abejas, entre las más afectadas por el uso de plaguicidas

El apicultor César Campos revisa, una tarde soleada de martes, el desarrollo de las colmenas luego de que días antes había introducido reinas fecundadas en los 20 núcleos huérfanos. La actividad se realiza en un predio ubicado a la altura del km 23 de la vía a Daule, en Guayas.

El chequeo es para verificar la liberación de las reinas y observar que los huevos estén parejos y ordenados. La importación de cada reina fecundada, de raza italiana F2, costó alrededor de $ 1.000 y tienen una vida útil de unos cinco años. “Son muy dóciles, lo que facilita el manejo de las colmenas”, dice César, quien elabora miel, polen, cera.

En su trabajo ha evidenciado cómo el uso de químicos en la agricultura afecta a las abejas. “Nosotros lo que más hacemos es cuidarlas. Lastimosamente ellas vuelan y se encuentran con diferentes cultivos en los cuales hay una fuerte aplicación de insecticidas”, afirma Campos.

Esta práctica de usar plaguicidas aumenta el riesgo de que las abejas mueran. “Estos insectos contribuyen a la agricultura mediante la polinización, aumentando su producción. No entiendo por qué ciertos agricultores no hacen conciencia, aunque por supuesto hay sembríos orgánicos en los que sí se protegen a los insectos polinizadores”, indica.

La abeja melífera al ser usada para la producción de miel es uno de los polinizadores más reconocidos, dice Lisbeth Espinoza Lozano, profesora e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Espol: “A nivel mundial, la situación de las abejas polinizadoras es bastante delicada, ya que en los últimos años las poblaciones naturales y comerciales han venido disminuyendo debido a factores como parásitos, enfermedades o efectos indirectos por la aplicación de insecticidas”, señala.

En Ecuador, añade, también existen afectaciones de las colmenas de abejas principalmente por el síndrome del colapso de las colmenas que está presente en varias zonas apícolas del país, además de parásitos y bacterias.

“Las abejas se ven contaminadas por estos insecticidas cuando se alimentan de polen o néctar de plantas que han sido tratadas con estos compuestos o cuando sin querer son rociadas con el insecticida”, explica Espinoza.

Las abejas no son las únicas polinizadoras. “Son un grupo diverso, incluyendo más de 20.000 especies de abejas, muchos otros tipos de insectos (moscas, mariposas diurnas y nocturnas, avispas y escarabajos)”, indica el informe Planeta Vivo 2018 del Fondo Mundial para la Naturaleza.

El documento añade que el 94% del total de plantas silvestres son polinizadas por animales en las zonas tropicales. Su importancia radica en que “más del 75% de los cultivos alimenticios más importantes del mundo se benefician de la polinización”, especialmente las frutas y hortalizas, añade. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories