Cómo funcionará el túnel que Elon Musk ha prometido evitará congestionamientos

El imprevisible millonario Elon Musk, que propulsa ya autos eléctricos (Tesla) y cohetes espaciales (SpaceX), desveló el martes por la noche cerca de Los Ángeles el primer tramo del Hyperloop: un túnel que busca revolucionar los transportes urbanos al permitir evitar los atascos pasando por debajo.

“La única forma de resolver el problema es pasar al 3D para que el sistema de transporte se integre en las zonas de viviendas”, resumió en una rueda de prensa antes del evento, organizado en el aparcamiento de la Boring Company, la firma fundada por Musk para desarrollar proyectos tecnológicos.

El tramo de prueba desvelado el martes no tiene nada de nuevo a primera vista: se trata de un tubo estrecho de solo 3,65 metros de diámetro y pintado de blanco, por el que circulan modelos del Tesla Model X equipados con ruedas laterales para evitar golpear las paredes.

Para Musk “la verdadera innovación” radica en dos extensiones plegables que se pueden fijar en cualquier auto, “solamente por 200 a 300 dólares”.

Recorrido por el Hyperloop

Los invitados abordaron un Modelo S de Tesla, también propiedad de Musk, y se desplazaron aproximadamente 1,6 kilómetros (una milla) por las calles del área de Los Ángeles hasta lo que se conoce como Estación O’Leary. La estación, ubicada justo en medio de un vecindario residencial _”prácticamente en el jardín trasero de alguien”, dice Musk_, cuenta con un elevador sin muro que lentamente trasladó al automóvil a través de un amplio tiro hasta colocarlo unos nueve metros (30 pies) por debajo de la superficie.

Poco a poco dejó de verse el cielo y surgió el túnel sorprendentemente angosto.

“Tenemos autorización para avanzar”, dijo el conductor, que incrementó la velocidad y se metió al túnel cuando una luz roja sobre la vía cambió a verde, dándole un aspecto espacial o de discoteca.

El automóvil se sacudió significativamente durante el recorrido, en el cual hubo algunos rebotes que hicieron que un reportero se mareara, mientras que otro gritó “¡woo!”

Dijo que actualmente en los recorridos se tiene la sensación de pasar por baches “porque como que se nos acabó el tiempo” y hubo algunos problemas con la velocidad de su máquina de pavimentar.

“Será liso como el cristal”, dijo con referencia a los sistemas futuros. “Este es sólo un prototipo. Es por eso que se sienten algunos rebotes”.

Bajo tierra en todo el planeta

Explicó por primera vez en detalle cómo el sistema, al que él se refiere como el “circuito”, trabajaría en gran escala debajo de las ciudades en todo el planeta. Vehículos eléctricos autónomos podrían descender al sistema en elevadores sin muros. Los automóviles tendrían que ser equipados con ruedas laterales especialmente diseñadas que salen en forma perpendicular a los neumáticos del auto y ruedan sobre la vía del túnel. El costo de esas ruedas oscilaría entre 200 y 300 dólares, señaló Musk.

Varios vehículos autónomos permanecerían dentro del sistema de túneles para darles servicio a los peatones y ciclistas. Una vez dentro de las arterias principales, cada automóvil podría desplazarse a su máxima velocidad, excepto al entrar y salir.

“Es mucho más una carretera subterránea que un tren subterráneo”, afirmó.

Para poder funcionar en el sistema, los automóviles tendrían que ser autónomos, aunque no Teslas específicamente, y tendrían que ser eléctricos debido a los gases tóxicos de los motores de combustión interna, agregó. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories