Procesos contra banda de alias ‘Guacho’ continuarán

Quito –

La muerte de Walter Arizala Vernaza, alias Guacho, líder del grupo narcodelictivo Oliver Sinisterra, deja sin piso los dos autos de llamamiento a juicio que le hiciera la justicia ecuatoriana dentro de los procesos que se le seguían por los delitos de terrorismo y delincuencia organizada y terrorismo. Pero los procesos seguirán contra los miembros de su banda.

En ambos casos la etapa de juicio contra Guacho se suspendió, debido a que estaba prófugo. Pero desde el viernes, día en que las fuerzas de Colombia mataron a Arízala, en Llorente, en el Departamento de Nariño, lo que queda en Ecuador es la extinción del proceso y la pena contra el acusado fallecido.

Paúl Ocaña, experto en temas penales, confirma que la muerte de Guacho hace que el procesamiento penal en su contra quede hasta ahí, pero explica que antes de declarar la extinción de la acción penal, las autoridades deben solicitar a Colombia la partida de defunción e incluso la documentación de la autopsia.

En el llamado a juicio por terrorismo y delincuencia organizada a alias Guacho y a otras 21 personas se los acusaba de preparar y ejecutar el atentado del 27 de enero afuera del Comando de Policía de San Lorenzo (Esmeraldas) y por estar involucrados en dar protección a organizaciones dedicadas al narcotráfico, tráfico de armas, entre otros.

En ese proceso a Guacho, a sus comandantes Tomás S., alias Guadaña; Jhon C., alias Sombra; Carlos L., alias la Gringa; Antonio C., alias Rápido, explosivista; y Geovany P., alias Amarillo, comandante de todas las milicias de Guacho, se los llamó a juicio por dos delitos, debido a una concurrencia de infracciones existente.

De esta primera lista, Arízala, los colombianos Tomás S., Jhon C. y el ecuatoriano Carlos L. estaban prófugos y solo están detenidos en cárceles de Ecuador alias Rápido y Amarillo.

Las restantes 16 personas solo fueron llamadas a juicio por el delito de delincuencia organizada. Según la Fiscalía de Ecuador, todos son parte del grupo Oliver Sinisterra, que acciona en la frontera.

Ocaña sostiene que la extinción de la acción penal que opera para Arízala por su muerte no suspende el procesamiento penal del resto de involucrados. Reconoce que el fallecimiento del cabecilla del grupo limitará la investigación, por ello cree que Fiscalía debe cambiar su estrategia y echar mano de la figura de la cooperación eficaz para desenredar esta compleja trama.

También Guacho fue llamado a juicio por segunda ocasión por el delito de terrorismo. En este caso, en Ecuador se abordan delitos como tráfico ilícito de armas de fuego, tenencia ilegal de armas, municiones y otros. El acto de terrorismo endilgado a Arízala ocurrió el 4 de abril, cuando explotaron cargas de dinamita cerca de las torres eléctricas de la parroquia de Viche, en Quinindé. Por estar prófugo, se le suspendía la etapa de juicio.

A finales de noviembre pasado, la ministra del Interior, María Paula Romo, señaló que en Ecuador hasta ese momento se habían detenido a 75 milicianos y colaboradores del frente Oliver Sinisterra liderado por alias Guacho. (I)

 

En Bogotá

Traslado

Desde la noche del sábado pasado, el cadáver de alias Guacho se encuentra en la sede de Medicina Legal en Bogotá, Colombia. Hasta allí llegó el cuerpo luego de ser trasladado desde Tumaco, en el Departamento de Nariño. En la capital colombiana, se le realizan exámenes que reconfirmen que los restos que poseen son del líder de la agrupación disidente Oliver Sinisterra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories