Ecuatorianos beneficiarios de cooperación española, protagonistas de exposición

Madrid –

¿Es posible encontrar armonía en medio de la desolación? Miguel Lizana, fotógrafo oficial de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), lo consigue al retratar a una superviviente del terremoto del 16 de abril de 2016, en la parroquia San José de Chamanga, al sur de Esmeraldas. La postal forma parte de la exposición Huellas, que busca reflejar la vida de las personas con las que trabaja la entidad gubernamental del país europeo.

La instantánea se tomó un año después de la tragedia cuando la ayuda humanitaria seguía siendo necesaria para miles de personas que permanecían alojadas en campos de acogida. Lizana recuerda a Chamanga como un “pueblo fantasma, totalmente destruido, pero con una población llena de esperanza”.

También, ante su lente posó un matrimonio indígena que junto a 2.500 personas han participado en Alli Pacha (término kichwa que significa tiempo y espacio, buenos – propicios), una iniciativa de desarrollo rural que ha mejorado la vida de las comunidades de la sierra ecuatoriana.

La AECID es el principal organismo de gestión de las políticas de cooperación para el desarrollo y la acción humanitaria de España. La muestra que reúne 44 postales (14 paneles fotográficos y 28 banderolas) intenta ser un viaje de ida y vuelta por sus 30 años de trayectoria. En seis fotos, los protagonistas son ecuatorianos. En estas historias de vida hay miembros de la localidad de Pechichal, ubicada a cinco kilómetros de Calceta, que han participado en un proyecto de agua y saneamiento, e integrantes de un programa para potenciar la producción de coco en Borbón (Esmeraldas).

“Es una manera de mostrar cómo interactuamos con las personas más vulnerables del planeta y aprendemos de sus experiencias”, sostiene Aina Calvo, directora de la AECID. Por eso, el recorrido incluye paradas en un espacio de creación cultural en El Salvador, un plan de saneamiento en Guatemala, un programa para mejorar las cadenas de valor en la agricultura de Mauritania y en iniciativas para poner en marcha sistemas de producción sostenible en Mozambique, fortalecer los sistemas públicos de atención, sanitaria e infraestructuras en Afganistán, reconstruir Filipinas tras el paso del tifón Haiyan o favorecer la participación social y política de las mujeres en Senegal.

La exposición que arrancó en la estación Atocha de Madrid, recorrerá otras estaciones de tren de distintas ciudades de España. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories