Testimonio de familiar de presunto ladrón quemado: ‘Los gritos de auxilio de mi sobrino fueron tan desgarradores’

Ambato –

Rosa Montachana y Zoila Maisanche, abuela y tía, en su orden, del adolescente que permanece internado con quemaduras en el hospital Ambato, negaron el miércoles que él haya participado en el supuesto robo que originó que pobladores de la parroquia Constantino Fernández, en el noroccidente de Ambato, lo agredieran a él y a un adulto. El martes, una turba los amarró a un poste y les prendió fuego luego de que ser señalados por intento de robo en una vivienda.

Maisanche comentó que lograron desatar a su sobrino porque había sido amarrado con tiras de plástico. Comentó que él corrió con llamas en el cuerpo y que luego paramédicos lo llevaron en ambulancia al hospital.

“Los gritos pidiendo auxilio de mi sobrino y de la otra persona fueron desgarradores”, expuso la mujer, que lamentó no haber podido liberar al otro sujeto, de 27 años, que murió quemado. “Lo amarraron con alambre por la cintura”, dijo.

Montachana, la abuela del adolescente, dijo que el hombre recién había llegado a vivir al sector junto con su conviviente y que tenía una hija que no tenía ni dos meses de nacida.

Las mujeres denunciaron la agresión con el propósito de que se capture a los participantes del linchamiento, que recuerda el episodio del pasado 16 de octubre suscitado en la parroquia guayaquileña Posorja, cuando una turba golpeó a dos hombres y una mujer hasta causarles la muerte. Habían sido señalados como robaniños. La Policía los detuvo por el robo de dinero y dos teléfonos.

En Ambato, el fiscal de Tungurahua, Édison Villegas, señaló que investigan el caso para dar con los responsables del hecho violento. Dijo que la justicia indígena está constitucionalmente permitida y que es aplicable respecto a controversias o conflictos de tipo vecinal. Remarcó que no es aplicable en delitos de acción penal pública, que es a la Fiscalía a la que le compete conocer, investigar, acusar y promover juicio.

Ramiro Ramos, presidente de la junta parroquial de Constantino Fernández, comentó que la población ha sido blanco de delincuentes, en especial de ladrones de ganado. Estimó que por eso la gente reaccionó de forma violenta. Indicó que el martes no solo habrían actuado habitantes de la comuna Cullitahua. Dijo que le informaron que también llegaron cabildos (dirigentes) de Quisapincha, Ambatillo y Martínez.

Galo Vinueza, director médico del hospital General Docente Ambato, comentó que el adolescente ingresó a las 10:50 del martes con quemaduras en el 54% del cuerpo y que permanece en terapia intensiva.

En Posorja está pendiente reconstrucción de los hechos

Luego de que en Posorja el 16 de octubre de 2018, una turba sacara a dos hombres y una mujer de un retén policial para golpearlos hasta causarles la muerte, la Fiscalía programó para el 9 de noviembre la diligencia de reconstrucción de los hechos. El acto fue suspendido por la ausencia de al menos dos defensores públicos de los procesados.

La Fiscalía no ha determinado nueva fecha. El 20 de noviembre solicitó al juez que conoce el caso la vinculación de 12 personas a la instrucción fiscal, lo cual fue acogido por la autoridad, que ese día dictó prisión preventiva en contra de once procesados. Uno recibió medidas cautelares por padecer de enfermedad crónica.

El día del linchamiento, pobladores de la parroquia guayaquileña señalaron a los dos hombres y a la mujer como robaniños. No obstante, la Policía los mantenía en custodia por el robo a dos mujeres de dos teléfonos y $ 230.

Los habitantes atacaron con bombas molotov a los uniformados, para luego sacar a los detenidos y golpearlos hasta provocarles la muerte. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories