Reparar la planta de gas de Bajo Alto costará $ 19,2 millones

Quito –

Unos $ 19,2 millones deberán invertirse en la planta de licuefacción de gas natural de Bajo Alto para que funcione bajo estándares internacionales de eficiencia y seguridad. Así, la obra que inicialmente debía costar $ 36 millones y que terminó en $ 76 millones llegaría a casi $ 95,2 millones.

La planta, construida en El Oro por la empresa Ros Roca Indox, fue objeto de una auditoría por empresas internacionales avaladas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Presenta, entre sus principales y más costosos problemas, hundimientos y un deficiente abastecimiento de energía para la planta.

Los hundimientos se dieron, según el informe, por el diseño incompleto y por una construcción deficiente. Es que, según el estudio realizado por la empresa española Tecnatom, no hubo preparación del terreno ni un informe geotécnico.

También habría señales de mala ejecución de rellenos y cimentaciones.

Los trabajos de cimentación costarían $ 6,9 millones; el informe señala que se debe “reconstruir el perímetro de las losas instalando pilotes de 80 cm de diámetro aproximadamente, unidos por una viga de cabeza de amarre entre ellos, e intercalar columnas de grava”. También aconseja “en algunas zonas, demoler y reconstruir la losa sobre la que se ubican los elementos principales”.

En cuanto a la alimentación eléctrica de la planta, se había cometido un “grave error”. Siendo una planta de gas, se compraron motores a diésel para generación de energía eléctrica. Luego se los trató de adaptar a gas.

La auditora recomienda comprar motores a gas que podrían costar $ 8,9 millones. Pese a tener una fuente de energía eléctrica muy próxima, es decir, la central Termomachala, la misma empresa internacional recomienda que la planta no dependa del Sistema Nacional Interconectado, pues aduce que no es confiable.

El informe también indica que tras la serie de remediaciones que se deberían hacer a la planta, esta podría tener que parar por 150 días. 

Aunque actualmente funciona al 50%, la duda que surge es qué pasará con el gas del campo Amistad que llegaba a Bajo Alto.

Según las cifras de Petroamazonas, que maneja el campo gasífero off shore, este año Termomachala requerirá 63 millones de pies cúbicos diarios de gas natural; Bajo Alto, 12 millones de pies; y Gasvesubio (una planta del Grupo Eljuri, levantada frente a Bajo Alto), 14 millones.

Petroamazonas explicó que si la planta llega a parar, la producción que era consumida por Bajo Alto pasaría directamente, a través de su planta deshidratadora, a Termomachala, por lo que no habría desperdicio.

Explicó que actualmente el gas natural no puede ser almacenado, por lo que se lo debe consumir en línea, en el mismo tiempo en que se lo produce.

Sin embargo, según fuentes del sector, la demanda de gas natural de Termomachala está muy por debajo de las cifras que Petroamazonas esperaría.

Aún no se conoce cuál será el papel que juegue Gasvesubio en las nuevas circunstancias. Hace pocos meses, el Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables pidió a la Contraloría un examen al contrato que firmó con Petroecuador para la dotación de 14 millones de pies cúbicos.  

Licencia

Según el informe de la española Tecnatom, al inicio de la construcción de la planta (noviembre de 2009) no tenían la licencia ambiental (emitida en noviembre de 2010), lo que implica que en el contrato principal de construcción no se cumplieron los aspectos ambientales ni los planes de monitoreo durante la ejecución de la obra. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories