ELN derriba helicóptero con dinero y secuestra a sus tres tripulantes

Bogotá –

El ELN, última guerrilla reconocida en Colombia, se atribuyó este miércoles el secuestro de tres tripulantes de un helicóptero de una empresa de valores que derrumbó el viernes pasado en una zona fronteriza con Venezuela.

“Unidades antiaéreas” del Frente de Guerra Nororiental del Ejército de Liberación Nacional (ELN) “neutralizaron un helicóptero transportador de valores” el viernes en el municipio de Hacarí, departamento de Norte de Santander, indicaron los rebeldes en un comunicado.

Tras la caída fueron secuestrados los tripulantes capitán Julio Díaz, Carlos Quinceno y Maxwel Joyay, agregó el grupo rebelde.

“Les comunicamos a las familias de los tripulantes que ellos se encuentran bien y tenemos la voluntad de liberarlos, gestiones que estaremos organizando con los organismos humanitarios pertinentes”, añadió.

El ELN, cuyos diálogos de paz con el gobierno colombiano están en suspenso, dijo además haber “recuperado una importante suma de dinero” de la aeronave, “que será destinada a la lucha revolucionaria”.

Según medios locales, el helicóptero trasportaba 1.700 millones de pesos (unos 540.000 dólares) para el pago de los trabajadores de la empresa Aerocharter Andina en la convulsa región cocalera del Catatumbo.

Las autoridades además señalan a la guerrilla de haber incinerado el helicóptero tras haberlo atacado desde tierra. Y ofrecieron 32.000 dólares de recompensa para hallar a los raptados.

Por su parte, el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, condenó el secuestro y exigió la liberación inmediata de la tripulación.

“El ELN se aleja cada vez más de la posibilidad de un diálogo con el gobierno nacional”, dijo a periodistas.

Ceballos aseguró que con el rapto de estas tres personas, en total son 17 los secuestrados en poder de la guerrilla, algunos de ellos desde 2002.

Con unos 1.800 combatientes, el ELN es la última guerrilla reconocida en Colombia tras el desarme y transformación en partido político de las FARC en 2017.

Los diálogos de paz entre el ELN y el gobierno están en punto muerto desde agosto, luego de que el presidente Iván Duque exigiera a la organización liberar a todos los secuestrados en su poder y cesar las actividades criminales.

Los rebeldes consideran las exigencias de Duque “condiciones unilaterales inaceptables”, pues con el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos (2010-18) pactaron desarrollar las conversaciones en Cuba en medio de la conflagración en Colombia.

Aunque aliviado por la firma del pacto con las FARC, Colombia vive un conflicto armado que en medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcos, con saldo de ocho millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories