Aumenta a 94 cifra de muertos por la explosión de ducto de gasolina en México

Ciudad de México –

La cifra de muertos por una explosión en un ducto de la petrolera estatal mexicana Pemex en el centro del país aumentó a 94, mientras que otras 50 personas heridas permanecían hospitalizadas, informó el martes el gobierno del estado Hidalgo.

El estallido se produjo el viernes mientras una multitud recolectaba gasolina que salía a chorros de una fuga en el ducto Tula-Tuxpan, a pocos kilómetros de una importante refinería. 

En tanto, la fiscalía de México investiga varias hipótesis sobre las causas de la explosión, y no descarta una eventual negligencia por parte de autoridades.

La oficina del fiscal general Alejandro Gertz busca determinar si la perforación y explosión del ducto fue obra de una organización criminal o si corresponde a personas que actuaron de manera individual, dijeron sus funcionarios este lunes en una conferencia de prensa.

Gertz indicó que la hipótesis de una posible negligencia de las autoridades responsables del ducto “es un tema fundamental”.

“La cronología de los hechos tiene que quedar absolutamente clara y precisa, para eso vamos a llamar a todas las autoridades que intervinieron para que declaren en la averiguación (…) para que tengamos perfectamente claro qué fue lo que pasó”, afirmó.

El fiscal general precisó que las declaraciones se llevarían a cabo esta semana e incluirían a funcionarios de la secretaría de Defensa Nacional, la policía, la petrolera estatal Pemex, el gobierno y el ministerio público del estado de Hidalgo, donde se produjo el siniestro.

La tarde del viernes, el ducto fue perforado provocando un potente chorro de gasolina que atrajo a unos 700 pobladores de la localidad de Tlahuelilpan, incluyendo familias enteras, que con baldes y bidones recolectaban la gasolina cuando los sorprendió la explosión.

El domingo, el gobierno presentó una cronología de la tragedia que mostró que pasaron casi cuatro horas desde que se detectó la toma clandestina del ducto hasta que se suspendió el bombeo de combustible.

El fiscal afirmó además que los asesinatos durante enero de tres cabecillas dedicados al robo de combustible en Hidalgo no se pueden desechar dentro de la investigación de la tragedia.

“Todas las líneas que conducen al conocimiento de lo que allí ocurrió son parte” de la investigación, agregó Gertz.

En Tlahuelilpan, en tanto, se sucedían desde el domingo los funerales de algunos de los fallecidos mientras otras familias siguen buscando a sus seres queridos en distintos hospitales o esperan resultados de pruebas genéticas para determinar las identidades.

El gobierno estatal dijo el domingo que el proceso de identificación de los cuerpos puede llevar días, semanas o meses.

El desastre ocurrió en momentos en que el gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador aplica una estrategia para combatir el robo y tráfico de combustible, conocido popularmente como “huachicoleo”, delito que genera al Estado pérdidas anuales por unos 3.000 millones de dólares, según datos oficiales.

En tanto, los gobiernos de Estados Unidos y Canadá expresaron sus condolencias a los deudos durante el fin de semana y ofrecieron ayuda a México para afrontar la tragedia. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories