Áreas protegidas del Azuay, en Ecuador, afectadas por construcción de rutas ‘alternas’

Gualaceo –

El daño es evidente. En medio de una abundante vegetación de color verde sobresale una gran línea café que irrumpe y arruina el paisaje dentro del Bosque y Vegetación Protectora Collay, ubicado entre las provincias de Azuay y Morona Santiago.

Es la “vía alterna” que habitantes de los cantones San Juan Bosco y Limón Indanza, en Morona, abrieron, por su cuenta y sin permisos ambientales, con una retroexcavadora que ellos alquilaron.

El camino, que tiene 1,6 kilómetros de extensión, provocó gran afectación a la flora nativa, específicamente en el sector de Chaucan desde donde nacen fuentes hídricas que sirven a seis cantones azuayos, lo que motivó que el Ministerio del Ambiente del Ecuador (MAE) y el Municipio de Gualaceo denunciaran el hecho ante la Fiscalía la semana pasada.

Quienes defienden la apertura de la ruta aseguran que lo hicieron por desesperación ya que la vía Gualaceo-Plan de Milagro-Limón Indanza, que une Azuay y Morona, empezó a ser reconstruida hace ocho años por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y hasta la fecha no se termina.

Además, afirman que por carreteras alternas los viajes toman demasiado tiempo.

Manuel Vásquez, habitante de Limón Indanza, pide permitir la habilitación de la nueva ruta alterna. Sostiene que estaban mejorando un camino de herradura que ya estaba abierto y era usado por antiguos habitantes de la zona.

“La ruta Gualaceo-Limón es de dos horas, pero por Paute-Guarumales-Méndez, de 136 kilómetros, o la Sígsig-Chigüinda-Gualaquiza es de cuatro horas”, dice Vásquez.

Según el MTOP, el estado de la primera ruta alterna es bueno, pero hay puntos críticos que se activan en invierno. En tanto que la segunda está en etapa de construcción y aunque se puede circular, se pide precaución a los conductores.

En cuanto a la carretera Gualaceo-Limón, su reconstrucción tiene un avance del 74%y la zona crítica es en Ingamullo 2, donde se trabaja en una estabilización del terreno y, según la planificación del MTOP, se la cerrará por seis meses. Dos de manera interrumpida y cuatro con tiempos programados.

El alcalde de Gualaceo, Juan Diego Bustos, afirma que el ingreso de la maquinaria se habría dado de forma sigilosa.

Señala que a pesar de las denuncias la retroexcavadora se mantiene en la zona y que los comuneros esperan el menor descuido de las autoridades para retomar el trabajo.

El camino tiene 1,6 kilómetros de extensión y  provocó gran afectación a la flora nativa, según las autoridades. Foto: Cortesía

Marcelo Romero, técnico del MAE, dice que se han incumplido los pasos legales y técnicos requeridos: “Ellos (comuneros) han presentado un documento de limpieza de camino de herradura, esto no es limpieza sino apertura de vía”.

Además, los habitantes de San Juan Bosco habrían cambiado el uso del suelo de manera “arbitraria y sin autorización”, denunció Gloria Aguilar, jefa de Gestión Ambiental del Municipio de Gualaceo.

La investigación continúa. No hay detenidos.

Otra denuncia que presentó el MAE en la Fiscalía del Azuay es sobre el delito de invasión de áreas de importancia ecológica que se habría dado en el Parque Nacional Cajas.

En el Parque Nacional El Cajas también se detectó la construcción ilegal de un camino. Foto: Cortesía

Esto tras constatar destrucción del páramo, pajonales, afectación al ciclo hídrico regular, de vertientes de agua, a fauna silvestre y erosión del suelo por la apertura de una vía desde la comunidad de Patul hasta la vía Cuenca-Molleturo-El Empalme, que conecta Cuenca con Guayaquil. Según Silvio Cabrera, director provincial del Ambiente de Azuay, esta actividad también es ilegal y ocasiona graves daños al patrimonio natural del área. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories