Ministro Oswaldo Jarrín fue a saludar a soldados en frontera donde se libró la guerra del Cenepa

Quito –

Son las 10:10 del pasado lunes, el helicóptero MI se posa en Patuca, en la Brigada de Selva Nº 21 Cóndor, donde se libró el último conflicto por territorio entre países en América: la guerra del Cenepa.

Con ocasión de recordarse los 24 años de esa batalla el pasado 26 de enero, el general Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa, acompañado por el general Javier Pérez, comandante del Ejército, y otros oficiales visitan los destacamentos de la zona de la cordillera del Cóndor, donde había 78 kilómetros no delimitados, en 1995.

El problema limítrofe con 56 años de historia se saldó con la firma de la Declaración de Paz en Itamaraty (Brasil), el 17 de febrero de 1995.

“Como director de operaciones en la guerra del Cenepa, me siento profundamente honrado, emocionado de presentarles un saludo, porque en estos 24 años hemos tenido la celebración de la principal gesta victoriosa del Cenepa”, dice en un aula de la brigada ocupada por soldados.

Aparte del saludo, que fue el motivo fundamental del recorrido, el ministro indica que esa fecha es para renovar los valores profesionales, “porque este escenario ha sido testigo de la disciplina, honestidad, coraje, decisión y, sobre todo, lealtad, porque nuestros 33 héroes que tenemos y que ofrendaron su vida demostraron cómo se debe cumplir una misión”.

Luego, el MI topa tierra en el destacamento Machinaza.

Ante los soldados, que permanecen uno o dos meses de corrido cuidando la frontera, recuerda que la misión de las Fuerzas Armadas en la defensa de la soberanía territorial, la integridad y la protección de los derechos de los ciudadanos sigue siendo imprescindible, aunque han cambiado los escenarios y los actores. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories