Defensor del ‘Chapo’ Guzmán pide al jurado no creer en “testigos mentirosos” de Fiscalía

Nueva York –

En un histriónico alegato final, la defensa de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán dijo el jueves al jurado que el juicio del capo es una “farsa” y que el verdadero jefe del cartel de Sinaloa es el Mayo Zambada, y le rogó ignorar las “mentiras” de testigos cooperantes que son “una basura”.

Durante cuatro horas y media, el abogado Jeffrey Lichtman pasó revista a cada uno de los 14 excolaboradores del Chapo que testificaron en su contra, la inmensa mayoría para reducir sus sentencias, y fue detallando sus crímenes y supuestas mentiras.

También aseguró que el verdadero jefe narco no es su cliente sino Ismael “Mayo” Zambada, de 70 años y cofundador del cartel de Sinaloa, que nunca pasó un día en la cárcel y por quien Estados Unidos ofrece desde hace años una recompensa de 5 millones de dólares.

Y que la voz del Chapo en las llamadas telefónicas interceptadas podría haber sido la de Mayo, y los únicos que han identificado a su cliente como autor de varios mensajes de texto encriptados son los testigos cooperantes.

Dudar, dudar

“Les ruego que miren en sus corazones, y si tienen una duda, que se apoderen de ella. No la dejen ir. Agárrense a ella como si estuvieran agarrándose a la vida”, dijo Lichtman al jurado en la corte federal de Brooklyn, tras un monumental proceso de casi tres meses contra el capo más famoso del mundo desde la muerte del colombiano Pablo Escobar.

“Ustedes pueden aferrarse a sus dudas y decir: ‘No, no, no, no culpable”.

El Chapo, de 61 años, es acusado de haber traficado cientos de toneladas de drogas a Estados Unidos a lo largo de 25 años. Si es hallado culpable, podría pasar el resto de su vida tras las rejas.

Mayo, ¿la pieza que falta?

Los testigos cooperantes “no solo admitieron haber mentido cada día de su vida, su miserable y egoísta vida, sino que les han mentido a ustedes en la corte”, dijo Lichtman.

Mayo Zambada “es la verdadera pieza que falta en este lugar”, afirmó.

Aseguró que nunca fue el Chapo quien pagó un soborno de 100 millones de dólares al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto, como dijo el exnarco colombiano Alex Cifuentes, exmano derecha del capo, sino Mayo.

No tiene sentido que el Chapo haya pagado una coima tan enorme “para luego ser cazado como un animal” por las autoridades, mientras Mayo “está libre como un pájaro”, indicó Lichtman, un experimentado abogado que ganó fama cuando salvó de la cárcel al hijo de un afamado capo de la mafia neoyorquina, John Gotti Jr.

“Mayo Zambada hizo ese pago” de 100 millones a Peña Nieto y es el que se ha beneficiado más del mismo, aseveró.

Peña Nieto niega tajantemente haber sido sobornado por el cartel de Sinaloa.

La defensa del Chapo también afirmó que el gobierno estadounidense no pudo incautar nunca “ni un centavo” al Chapo porque “no había nada para incautar”.

¿Una farsa?

Al recordar el testimonio de los hermanos narcos colombianos Alex y Jorge Cifuentes, grandes proveedores de cocaína del Chapo, preguntó al jurado: “¿Comprarían ustedes un coche de los Cifuentes? ¿Dejarían que los Cifuentes cuidaran a su hijo? ¡Por supuesto que no! El coche se les rompería al salir del estacionamiento. Su niño sería vendido por un kilo de cocaína”.

“¿Pero van a depositar toda su confianza en estos hombres para condenar al señor Guzmán?”, cuestionó.

Y sobre el gran jefe del cartel del Norte del Valle Juan Carlos “Chupeta” Ramírez, recordó cómo se sometió a innumerables cirugías plásticas -“una carnicería en la cara y en las orejas”- para evitar ir a la cárcel.

“¡Así es como luce un verdadero capo! ¡Ese tipo da miedo!”, afirmó. “¿Se cambió las orejas, y no va a mentir aquí” para salir antes de prisión?, preguntó.

“Si no creen en los testigos cooperantes, no pueden condenar al señor Guzmán”, insistió.

Lichtman dijo que todo el juicio es “un espectáculo” y también “una farsa” en la cual el Chapo es la víctima, el trofeo que las autoridades quieren levantar, mientras han dejado escapar al Mayo.

“Esto no es hacer justicia. Es solo sobre una cosa: atrapar al Chapo. ¡Solo atrapar al Chapo!”.

El acusado “¡es también un ser humano! ¡Tiene sentimientos!”, lanzó.

El Chapo, de traje oscuro, camisa celeste y corbata, se mostró relajado, e incluso sonrió algunas veces con sus comentarios más jocosos.

El gobierno tiene la chance de rebatir esta tarde el alegato de cierre de la defensa. El jurado comenzará a deliberar el lunes próximo. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories