Emilio Moscoso Cárdenas, el próximo santo del Ecuador

Cuenca –

Hasta hace poco la historia del sacerdote cuencano Emilio Moscoso Cárdenas era desconocida para gran parte de los cuencanos, pero luego de que el papa Francisco reconoció que su muerte se dio por “martirio en odio de la fe” y está a un paso de la beatificación su nombre suena con más fuerza.

Nació el 21 de abril de 1846 y fue asesinado el 4 de mayo de 1897 mientras oraba en su dormitorio ubicado al interior del colegio San Felipe en Riobamba, Chimborazo.

Según relatos, un grupo de liberales entró a la fuerza pensando que los religiosos escondían a los conservadores y le dispararon a Moscoso en la frente y el hombro, causándole la muerte inmediata.

Ese capítulo fue calificado como una profanación porque también hubo disparos al templo San Felipe Neri y hasta se violentó el sagrario donde se guardan las hostias consagradas, lo que en la religión católica significa la presencia de Dios.

Aunque su vida religiosa y académica la realizó entre Quito, Guayaquil y Riobamba, la comunidad jesuita en Cuenca recibió con agrado la noticia, pues en la etapa de formación su historia está muy presente.

José Rodríguez, superior de la comunidad, asegura que el reconocimiento es importante porque sería el segundo santo cuencano (junto al Hermano Miguel) y que el hecho de “morir por la eucaristía” es un compromiso para las nuevas generaciones.

Aseguró que mucha gente no conoce la historia del padre Moscoso, por lo que sería necesario empezar a difundir su vida y la razón del martirio.

La familia Moscoso tiene varias ramificaciones en Cuenca y en esta ciudad aún quedan allegados que sabían de su vida y existencia. Patricio Salazar es sobrino bisnieto del potencial beato y desde los 18 años de edad sirve com   o religioso en la comunidad jesuita, la misma de su antecesor. Actualmente su labor es en una parroquia eclesiástica de Guayaquil, pero estuvo de visita por temas de salud y se alojó en una casa familiar frente al río Tomebamba.

Por las referencias personales y bibliográficas, se trataba de un “hombre tranquilo y estudioso”, su beatificación es un acto de “justicia” y que ahora la ciudadanía sea consciente de la importancia de tener un cuarto santo, el segundo de Cuenca.

Jheferson López, joven en formación de la comunidad jesuita, asegura que el ejemplo de Moscoso es un “compromiso motivador” porque les hace volver a sus raíces religiosas y reconocerse en el amor a la eucaristía”.

En el árbol genealógico de la familia se muestra que el padre Emilio Moscoso también fue pariente de César Augusto Cordero Moscoso, el sacerdote acusado de abuso sexual a niños que derivó en su expulsión de la Iglesia católica en el 2018.

Tras el escándalo, la vida de Cordero Moscoso empezó a revelarse y en una publicación de la revista Avance titulada ‘El milagro del Tío Bisabuelo’ se revela que Cordero envió una declaración al Vaticano a favor de su beatificación por un milagro recibido.

“Declaro con juramento ante Dios y ante las Autoridades de la Iglesia –dice el documento–, que estando al borde de la muerte, recobré la salud y lo atribuyo a mis reiteradas súplicas a Dios Padre Misericordioso por mediación de su Siervo Mártir Padre Emilio Moscoso Cárdenas, quien testimonió con su sangre la Fe Católica y el culto a la Santísima Eucaristía, frente a los enemigos encarnizados de la Iglesia Católica, que la revolución liberal masónica de la época persiguió sañudamente, con prisiones, destierros, despojo de bienes e implantación del laicismo antirreligioso en Ecuador”. Esto se difundió en julio de 2018.

En 1997 surgió la iniciativa de promover la causa de su beatificación, iniciada por el sacerdote José Benítez. Hasta el momento no hay una fecha definida para su beatificación y la propuesta es que sea en Riobamba, en el mismo lugar donde fue asesinado.

José Rodríguez, superior de la comunidad jesuita en Cuenca, comentó que para impulsar en los cuencanos un mayor conocimiento del futuro santo se donará a la Arquidiócesis de la capital azuaya una imagen de Moscoso para colocarla en la Catedral de la Inmaculada. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories