La indecisión ‘va ganando’ a un mes de las elecciones seccionales

Quito –

A un mes de ir a las urnas, los electores aún no han decidido por quién votar en las elecciones sescionales del 24 de marzo del 2019, el nivel de indecisos supera el 68% en Quito, según coinciden dos encuestadoras: Cedatos y Perfiles de Opinión. A diferencia de Guayaquil, donde detectan una mayor definición del voto.

Cedatos apunta que el 47% de guayaquileños ya decidió su voto y el 53% sigue indeciso.

Perfiles de Opinión da cuenta de que en esta ciudad solo un 30% de los encuestados se mantiene en la indecisión y que el 70% ya se decidió. Esto se debe –afirma Paulina Recalde, representante de esta empresa– a la polarización de las candidaturas de Cynthia Viteri (PSC) y Jimmy Jairala (Centro Democrático). Aquí, a diferencia de otras ciudades, las dos candidaturas entraron mucho antes y no se contrariaron por la presencia de los otros 15 candidatos a ser alcalde, y la atención del electorado sigue entre Viteri y Jairala.

En Quito son 18 candidatos a alcalde. Ahí la campaña, agrega Recalde, no tiene el mismo ritmo, intensidad ni arrancó con la misma antelación que Guayaquil. En un mes pueden suceder muchas cosas para que el elector se decida. En el caso de Guayaquil, según Perfiles de Opinión, está entre elegir un modelo de cambio y cómo garantizar que las cosas positivas de Guayaquil continúen.

En la capital se parte de un escenario pesimista, hay una inconformidad muy alta, pues existe un 28% que cree que la capital está viviendo el peor momento de su historia; y lo que generará la intención de voto positiva será la candidatura que prometa solucionar las condiciones básicas que se han visto contrariadas como el desempleo, delincuencia y manejo de la basura.

Ángel Polibio Córdova, de Cedatos, aclara que se debe entender bien lo que significa la indecisión, y que depende mucho de la precisión en la pregunta al elector. Que la indecisión tiene que ver mucho con la apatía del elector con la política, pues 58% de la población en términos nacionales dice que de no ser obligatorio el voto no acudiría a las urnas.

En Guayaquil está mucho más definido el voto, coincide Cedatos. El ritmo de indecisión va bajando en algunas ciudades como en Guayaquil, pero en Quito está sobre un 68%.

Para Córdova, la falta de instrucción por parte de las autoridades electorales hace que el elector al momento no sepa qué autoridades va a elegir este 24 de marzo; no sabe quiénes son los candidatos.

A diferencia de otros procesos, esta vez preocupa la proliferación de candidatos. En el 2014 hubo 27.895 aspirantes para 5.028 puestos; y en el 2019 para 5.600 cargos de elección popular existen más de 80.000 inscritos; es decir, un 65% más de candidaturas.

Donde más se observa el incremento de candidatos es para las vocalías de las juntas parroquiales, pues se registra un incremento de 18.606 a 59.079 candidatos, un 69% más. Para los alcaldes hay un incremento del 33% de candidatos; en prefectos y viceprefectos un 46%; concejales urbanos y rurales 58% más.

Según Blasco Peñaherrera Solah, de Market, hasta la semana anterior había apatía por parte de los electores, y lo que hizo es una simulación con papeleta, donde el ciudadano vota y en ese momento desaparece el famoso indeciso, y la indecisión se expresa en el nulo y blanco. Señala que no hizo una encuesta sobre el margen de indecisión, sino que simuló con papeleta.

Para Córdova, no se puede afirmar que no hay indecisión cuando se presenta al elector la intención de voto con papeleta. Y por los altos niveles de indecisión, no dará cifras sobre las preferencias electorales hasta que este fenómeno baje. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories