Juan Guaidó llega a Venezuela y convoca a otra marcha contra Nicolás Maduro

Caracas –

(Actualizado a las 18:00 del lunes 4 de febrero)

El líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, regresó a Venezuela este lunes tras ignorar la orden del Tribunal Supremo de Justicia que le prohibía salir del país, en un claro desafío que se espera intensifique su lucha por el poder con el mandatario socialista Nicolás Maduro.

“Sabemos los riesgos a los que nos enfrentamos, eso nunca nos ha detenido”, dijo Guaidó ante una multitud, que incluyó a varios embajadores y encargados de negocios que se congregaron en el aeropuerto internacional Simón Bolívar para recibirlo.

“Estamos aquí Venezuela, estamos de frente”, indicó. “Debe entender el régimen, debe entender la dictadura… que estamos más fuertes que nunca, seguimos en la calle, seguimos movilizados”.

El líder opositor contó que no tuvo inconvenientes en el aeropuerto y que funcionarios de Migración le dijeron: “Bienvenido, presidente”.

Guaidó regresaba a Venezuela después de una gira por países latinoamericanos.

Embajadores y encargados de negocios de Alemania, Chile, Estados Unidos, Rumania, Francia, España y Portugal, entre otros, acudieron al aeropuerto de Maiquetía, a 20 km de Caracas, para recibir y velar por la seguridad de Guaidó.

“Esperamos que no haya ninguna escalada y que la inmunidad parlamentaria se respete y se respete la constitución venezolana”, dijo a la prensa el embajador de España, Jesús Silva Fernández.

Mientras que el embajador de Francia, Romain Nadal, declaró que lo acompañaban “como testigos de la democracia y la libertad”.

El dirigente opositor retornó tras una gira por algunos países de la región y después de gestionar la entrada de ayuda humanitaria internacional que el gobierno Maduro logró bloquear en puntos fronterizos con Colombia y Brasil, el 23 de febrero.

Guaidó convocó a empleados públicos a una reunión

En su discurso en una plaza en Caracas, Guaidó convocó hoy a todos los empleados públicos a una reunión. “Vamos a reunirnos con los sindicatos y con todos los trabajadores”, señaló al cuestionar las malas condiciones en las que viven y que son obligados a apoyar en manifestaciones; también pidió a la población movilizarse contra Maduro.

La empleada pública Gladys Solano, de 65 años, aseguró que venció el miedo y salió a manifestarse para “darle mi apoyo a Guaidó, que es un hombre de temple y que no se deja amilanar por nada”.

Con los ojos llenos de lágrimas y levantando una bandera venezolana, la mujer dijo en la plaza que seguirá en las calles “hasta lograr una Venezuela libre para mí, para mi hija y los nietos que vienen”.

Guaidó salió en secreto hace diez días, según él, ayudado por militares venezolanos en la frontera con Colombia. El líder opositor regresó de una gira por Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador, que inició el 22 de febrero en la ciudad colombiana de Cúcuta en el marco del fallido intento de ingreso de ayuda humanitaria.

Su vuelta a Venezuela ha puesto en un dilema al Gobierno: si lo detiene desataría una fuerte reacción internacional e interna, y si lo deja libre, el costo menor según los analistas, evidenciaría cierta debilidad.

“Si lo detienen sería muy grave para Maduro, tendrá que vérselas con la gente y la comunidad internacional”, declaró Javier Salas, estudiante de diseño gráfico, de 23 años, en la plaza caraqueña donde esperan a Guaidó.

Para Félix Seijas, académico y director de la encuestadora Delphos, el opositor debe “ahora buscar una idea alrededor de la cual mantener la esperanza”. “Debe dar los pasos que alejan a la comunidad internacional de una acción más radical como intervenir” militarmente, dijo.

Maduro indicó la semana pasada que Guaidó debe “respetar la ley” y que si regresa a Venezuela “tendrá que ver la cara de la justicia”.

Las autoridades judiciales no han ofrecido comentarios sobre el caso de Guaidó a quien el Tribunal Supremo -que controla el gobierno- le prohibió a finales de enero la salida del país y le congeló sus cuentas bancarias y activos por solicitud de la Fiscalía General que le abrió un proceso judicial por unas protestas de enero.

Guaidó convocó para el lunes y martes a movilizaciones en todo el país para elevar las presiones contra Maduro que tras casi dos meses de la escalada de la crisis política ha logrado superar las tensiones y las crecientes presiones de la comunidad internacional, que ha amenazado con profundizar sanciones luego que el mandatario bloqueó la semana pasada el ingreso al país de una ayuda humanitaria internacional.

Durante la fracasada acción de la oposición para ingresar por las fronteras de Colombia y Brasil la ayuda humanitaria se registraron enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad y grupos pro oficialistas armados que dejaron al menos cinco muertos y más de tres centenares de heridos.

Mientras la oposición amenaza con escalar las tensiones, Maduro se concentra en resaltar en los medios estatales y las redes sociales las celebraciones del Carnaval en un intento por desviar la atención de los venezolanos de la crisis.

“El desarrollo de los #CarnavalesFelices2019 va muy bien”, dijo la víspera Maduro en su cuenta de Twitter en la que difundió fotografías de personas concentradas en las playas. “Nuestro pueblo se encuentra en todos los rincones del país disfrutando en paz y alegría”, agregó. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories