La carrera por competir con Donald Trump no espera

Estados Unidos –

Faltan casi dos años para que los estadounidenses tengan que elegir al presidente que los gobernará del 2021 al 2025, sin embargo, la carrera para sacar del puesto a Donald Trump ya empezó en febrero pasado.

Rostros conocidos y nuevas apuestas jóvenes han lanzado su candidatura para competir por la nominación del partido Demócrata (oposición), mientras que en el partido Republicano (oficialismo) aún nadie reta la avalancha popular del actual mandatario que sorprendió a todos al ganar la nominación republicana y luego derrotar a Hillary Clinton en 2016.

Entre los rostros conocidos está Bernie Sanders, quien perdió la nominación demócrata con Clinton esa vez, pero que comenzó una revolución dentro de las filas de esa tienda política para dar espacio a las líneas de centroizquierda.

Sanders no teme llamarse “demócrata socialista” y su plan enmarca varias medidas de carácter social como salud y educación gratuita. También planea bajar el techo de las herencias, para que se pague impuesto desde los $ 3,5 millones y no desde los $ 11 millones actuales.

Sanders es, según analistas, una figura que podría llevarse esta vez la nominación, pero el surgimiento de nombres que han tomado su línea parcialmente desde el 2016 también puede dar la sorpresa. Dos de ellas son las senadoras Kamala Harris –exfiscal de California– y Elizabeth Warren –conocida por denunciar los excesos de Wall Street–.

De la rama latina el único hasta ahora es Julián Castro, un nieto de inmigrantes mexicanos que fue alcalde de San Antonio e integró el gabinete del expresidente Barack Obama.

Ya son doce demócratas los que se han lanzado por la carrera y podrían llegar a ser quince, según CNN, con los que se sumen en los próximos meses.

El último en entrar a la competencia demócrata fue el gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, el pasado viernes, que tiene como bandera la lucha contra el cambio climático.

También hay expectativa por la posible candidatura del exvicepresidente de Obama, Joe Biden, pues analistas creen que sería el mayor reto que tendría Sanders, pues, Biden sería el favorito según sondeos internos del partido.

“Puedo morir como un hombre feliz que nunca haya vivido en la Casa Blanca, pero lo que no quiero hacer es tomar el tiempo, el esfuerzo y el compromiso de la gente sin que haya una posibilidad clara de que yo pueda ser el candidato. Creo que podemos hacerlo”, ha dicho Biden, quien añadió que ya tiene el apoyo de su familia para volver a la política.

Esto, sin olvidar que Michael Bloomberg, la undécima persona más rica del mundo (según Forbes) y exalcalde de Nueva York, también está pensando lanzarse con los demócratas, por eso se volvió a afiliar al partido en 2018.

Otros demócratas que no se han decidido son el senador Sherrod Brown y el expresidente de la Cámara de Representantes Beto O’Rourke.

Además está Howard Shulz, expresidente de la cadena de cafeterías Starbucks y cercano a los demócratas, quien afirmó que se lanzaría si el partido escoge a un radical como candidato. En ese caso, Schultz podría quitarles votos.

El tablero seguirá moviéndose solo del lado demócrata hasta que Trump cambie su prioridad a la política doméstica, tras la atención a su, hasta ahora, infructuoso diálogo con Corea del Norte y el tema Venezuela –que podría ayudarlo en Florida–. También un posible acuerdo comercial con China y el seguir con su intento de construir el muro en la frontera con México le permitirían cumplir con dos promesas que le darían fuertes apoyos. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories