Manejo de información en el caso Odebrecht en Ecuador está en duda

Quito –

“Habría que analizar qué pidieron (los anteriores fiscales como asistencia penal internacional a Brasil), qué se envió y qué de pronto desapareció”. Esa es la pregunta que se hace la actual fiscal (e) Ruth Palacios, a quien han antecedido en el cargo tres funcionarios en más de dos años desde que la institución solicitó por primera vez una asistencia penal internacional a Brasil dentro del caso de corrupción que involucra a la constructora Odebrecht.

En Ecuador la investigación de oficio por el delito de cohecho se inició el 22 de diciembre de 2016 por orden del entonces fiscal Galo Chiriboga.

La decisión llegó tan solo un día después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos hizo público que, entre 2007 y 2016, Odebrecht había pagado $ 33,5 millones en coimas a funcionarios públicos y empresarios ecuatorianos para hacerse de contratos en obras.

La primera asistencia penal para el caso se solicitó a Estados Unidos, el 29 de diciembre de 2016, y para inicios de febrero de 2017 ya Brasil tenía en sus manos uno similar. Para el 11 de mayo de ese año Chiriboga dejaba el cargo en manos de su sucesor: Carlos Baca.

Colombia, España, Andorra, Panamá, Suiza, Barbados, México y China fueron los países a los que se enviaron también pedidos de asistencia penal. La mayoría de estas llegaron en la gestión de Baca, quien fue destituido por la Asamblea.

Palacios cree que habría que analizar si hubo ocultamiento de información; pero hasta ahora no tiene algo en concreto respecto a ese tema.

Una de las últimas voces de duda respecto a un ocultamiento de información o un manejo irregular de esta en el caso Odebrecht es la del secretario Anticorrupción, Iván Granda. Él cree que hay muchas formas de ocultar. Una de ellas sería, dice, poner bajo el escritorio la información y otra subdividir investigaciones para quitarle trama al caso.

“Tengo presunciones que espero corroborar respecto a cómo la trama (Odebrecht) podría haber sido recortada, subdividiendo las investigaciones y que una investigación sea una isla con otra. (..) Tenemos documentos que tienen esa presunción y en el momento que sean corroborados serán entregados a la Fiscalía”, aclaró.

Chiriboga no teme a que se inicie una investigación sobre el manejo que le dio a la información, pues asegura haber actuado correctamente.

Recuerda como resultados positivos de su administración que de la investigación que abrió de oficio se desprendió el descubrir el caso del exministro Alecksey Mosquera que recibió cinco años de cárcel por lavado de activos, y además que impulsó el acuerdo de cooperación eficaz que firmó Baca.

Chiriboga piensa que quien habla de ocultamiento no dispone de toda la información.

En tanto, Baca refiere que toda la información que llegó en su periodo fue ingresada a los expedientes, analizada y presentada a los jueces. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories