Investigadores de la Universidad Católica de Cuenca aprovechan residuos para convertirlos en materia prima

Los residuos orgánicos e inorgánicos que en muchos casos terminan en el recolector de basura, son aprovechados como materia prima por los estudiantes y docentes de la Universidad Católica de Cuenca.

A través de un proceso de investigación y con tecnología propia, los estudiantes de Ingeniería Ambiental, Verónica Romero y Andrés Guamán; y el docente Manuel Álvarez crearon un producto (similar al abono) compuesto por microorganismos benéficos y que posee propiedades nutricionales para el suelo.

Organismos benéficos inmovilizados creados por estudiantes de Ingeniería Ambiental.

Andrés hizo pruebas en casa. Según dio a conocer, él colocó los residuos de su cocina en un recipiente por 45 días. A estos les agregó capas del producto y así no se generó mal olor, ni presencia de moscas.

A decir del docente, se concluyó que los desechos descompuestos con el producto se convierten en abono, que al ser utilizado en las plantas mejora el crecimiento de la raíz hasta en un 50%.

Se construyeron biorrecicladores, para el depósito de botellas, las mismas que pasarán por una trituradora.

Por otra parte, los estudiantes de Ingeniería Eléctrica y Arquitectura trabajan con los desechos inorgánicos como plásticos. El docente Diego Morales explicó que con la aplicación de fórmulas propias, se crearon bloques plásticos para la construcción de casas. Estos serían más resistente que un ladrillo. “Con 4 personas se puede armar una casa en 5 días”, dijo.

Bloques plásticos que serían utilizados para la construcción de casas.

Estas iniciativas corresponden al programa Smart UniverCity, del cual son parte las carreras de Ingeniería Eléctrica, Ingeniería Ambiental, Derecho, Administración y algunos posgrados de la universidad. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories