Grabación clandestina fue clave en caso sobre Petroecuador en Estados Unidos

Quito –

“Es mejor que apagues tu celular, por la seguridad de ambos”, le dijo el asesor financiero José Larrea Alarcón a su cliente Ramiro Luque Flores, cuando se encontraron en Miami, el 5 de enero de 2018. Este último es un excontratista de Petroecuador, dueño de Galileo Energy, y prófugo de la justicia ecuatoriana.

Lo que Larrea no sabía era que Luque, cuya empresa recibió contratos por más de $ 38 millones de la petrolera, ya cooperaba con la justicia de Estados Unidos y grabó un audio de toda esa conversación. En la reunión, Larrea admitió que no le importaba si el dinero de su cliente era sucio o no, y que le ayudaría a recuperarlo.

Este fue uno de los encuentros que Luque grabó y que consta en los documentos judiciales de Florida, sobre el esquema de sobornos relacionado con Petroecuador y en el que participaron ciudadanos norteamericanos.

El último en ser condenado, luego de haberse declarado culpable, fue Larrea Alarcón, de 41 años de edad, y quien aceptó haber ayudado a Luque por pedido de su amigo de colegio, Frank Chatburn Ripalda, acusado también en el caso.

Larrea, ciudadano estadounidense, fue condenado a 27 meses de prisión y a dos años de libertad bajo palabra a fines de 2018. Sus principales argumentos para no recibir una condena más grave fue que el sistema de lavado de dinero usado era muy simple y no incluyó ninguna empresa en paraíso fiscal.

Los servicios de Larrea a Luque se dividieron en dos grandes tareas. La primera fue cuando Chatburn se lo presentó en Miami, en octubre de 2016, para que lo ayudara con el Servicio de Rentas Internas de Ecuador (SRI). Luque y su esposa, Glenda Meza Bracho, no podían justificar ingresos suficientes para la compra de su casa en Bosques del San Pedro, en Cumbayá (al este de Quito), en una ciudadela cerrada.

Larrea admitió ante la justicia de EE.UU. que falsificó un pagaré por medio millón de dólares para hacer creer que Luque había recibido ese préstamo en enero del 2015. Luego se falsificaron otros documentos para justificar los pagos.

EL UNIVERSO pidió información y una entrevista al SRI sobre este caso, pero Rentas indicó que esa información era reservada. Galileo Energy aún le debe al fisco $ 972 mil.

Antes de que la Fiscalía allanara su mansión en Cumbayá, en octubre del 2016, Luque pasó la propiedad a nombre de su hijo, de 10 años, y luego al Fideicomiso Horizonte, cuyo administrador es Fiduaméricas.

Una ejecutiva de Fiduaméricas explicó a este Diario que el Fideicomiso Horizonte fue creado por Luque, que tiene un RUC pero que, como es de administración, no emite facturas.

La casa allanada por la Fiscalía tenía piscina, sala de juegos y área de parrillada. De acuerdo con el avalúo municipal, el terreno tiene 1.090 m² con 621 m² de construcción. El avalúo predial es de $ 382.000, aunque según los anuncios de bienes raíces, las casas de la zona fluctúan entre $ 700.000 y $ 1 millón.

La segunda tarea de Larrea fue prestar su cuenta del Citibank para recibir nueve transferencias entre el 17 de noviembre de 2016 y el 6 de octubre de 2017 por $ 1 millón aproximadamente. Ocho giros vinieron de la empresa Madison Asset LLC (de Islas Caimán), asociada con la empresa de asesoría financiera en la que trabajaba Chatburn.

De acuerdo con los Papeles de Panamá publicados por EL UNIVERSO, Luque pidió a Chatburn, de Biscayne Capital, que abriera empresas para el entonces gerente de Petroecuador, Álex Bravo, y un asesor de Carlos Pareja Yannuzzelli, Arturo Escobar Domínguez. Estas se registraron con Mossack Fonseca a través de Sentinel Mandate & Escrow Limited (Islas Vírgenes Británicas).

Una de las nueve transferencias que recibió Larrea provino de Novatio International Trading, de una cuenta del Abu Dhabi Islamic Bank, de los Emiratos Árabes Unidos. En los registros de compañías de los Emiratos existe una empresa con un nombre parecido: Novatio General Trading LLC. Su socio mayoritario es Amr Mortadi al Hashemi.

Según el relato de Larrea, en todos los casos mantuvo el dinero pocos días y luego se lo regresó a Luque por dos vías: a su madre, Amanda Flores Martinelli, le transfirió $ 338.000 y a la empresa JA Holdings and Associates, en una cuenta de Wells Fargo Bank, $ 600.000.

En Miami existe la firma JA Holding & Assc. Inc. Su representante, Óscar Puig-Corve, indicó que Galileo Energy representó a su empresa en Ecuador desde 2015 y que él terminó esa relación comercial cuando salió a la luz el escándalo de corrupción en Petroecuador. Sobre los pagos que suman $ 600.000, Puig-Corve señaló que ese monto debió corresponder al pago de facturas atrasadas.

JA Holding mantenía una filial en Cumbayá, que ha tenido contratos con Flopec, Petroecuador y Odebrecht, ya que representa marcas internacionales de bombas y válvulas.

Por los servicios para Luque, Larrea cobró $ 53.000. El intermediario iba a participar en la falsificación de otros documentos para justificar transferencias por $ 2 millones, que Chatburn le debía aún a Luque, pero la operación no se concretó. Larrea fue condenado en Florida el 27 de noviembre. Su abogada Ana M. David no quiso hablar con este Diario. 

José Larrea tuvo vínculos con varias empresas en Ecuador

El asesor financiero José Larrea Alarcón nació en Estados Unidos y tiene la doble nacionalidad. Entre 2010 y 2016 estuvo radicado en Samborondón, donde se vinculó con varias empresas como accionista y administrador.

El 19 de marzo de 2014 fue nombrado gerente de Justiglobal S. A. y Londolimp S. A., cargo que ejerció hasta marzo de 2016. Ambas empresas fueron declaradas ‘fantasmas’ por el Servicio de Rentas Internas (SRI), pero han presentado un recurso de revisión.

De acuerdo con los registros de la Superintendencia de Compañías, en 2010 formó junto con su esposa la empresa Larzev S. A., firma de asesoramiento en métodos contables y procedimientos de control. Ahora está cancelada y existe una denuncia por perjurio contra la compañía y Larrea.

Otras dos empresas, Bernatrem S. A. y Unixionli S. A., en las que fue accionista y administrador, están inactivas en la actualidad.

En EE.UU. había trabajado como asesor financiero en una institución bancaria entre los años 2002 y 2009, según los documentos judiciales de la Florida. 

Mientras tanto, dentro del caso Chatburn, se ha fijado el 16 de septiembe de 2019, a partir de las 09:00, el inicio del juicio ante el jurado contra Frank Chatburn Ripalda. El proceso se llevará ante la jueza Marcia G. Cooke, de la Corte del Distrito Sur de la Florida (EE.UU.). El caso lo llevan siete representantes del Departamento de Justicia de Washington, Nueva York y Florida, de las divisiones de Fraude y de Lavado de dinero. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories