Hace 50 años: Designación de monseñor Bernandino Echeverría como arzobispo de Guayaquil

El 13 de abril de 1969, el papa Paulo VI designó a monseñor Bernandino Echeverría Ruiz como arzobispo de Guayaquil tras la renuncia de monseñor César Antonio Mosquera del Corral, quien tomó la decisión a una semana de cumplir los 73 años de edad.

El retiro lo hizo luego de ejercer el sacerdocio durante 48 años; y de haber permanecido durante 13 años al frente del Arzobispado en Guayaquil.

A monseñor Mosquera, motivos de salud le impidieron continuar ejerciendo sus actividades religiosas. También se retiró de las funciones de Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

Monseñor Bernandino Echeverría Ruiz fue el segundo arzobispo que tuvo Guayaquil. Nació en Cotacachi (Imbabura) el 12 de noviembre de 1912. Sus padres fueron: Carlos Echeverría y Carmen Ruiz. En su comunidad religiosa adoptó el nombre de Bernandino, ya que su nombre bautismal fue Carlos Honorato. En 1924 ingresó a la comunidad franciscana, ordenándose como sacerdote el 4 de julio de 1937.

Monseñor Bernardino Echeverría Ruiz (i) junto al cinco veces presidente de Ecuador, José María Velasco Ibarra (d).

Monseñor Echeverría fue un escritor y un poeta con valiosas cualidades. A él se le atribuye la autoría de la letra del himno de la ciudad de Quito y logró alcanzar en 1942 el primer premio en el concurso poético sobre la Virgen del Quinche.

Se destacó también como historiador con formación en Washington (Estados Unidos). Fue miembro efectivo del Instituto Ecuatoriano de Estudios Amazónicos y de la Academia Nacional de Historia.

Primer obispo de Ambato

Durante sus primeros años de sacerdote fue impulsor destacado de grandes iniciativas en favor de los pobres y de la cultura. Fundó en Quito la editorial Fray Jodoko Ricke; y la escuela popular San Andrés. Esta actividad y acierto le valieron el que sea nombrado Superior Provincial de los Franciscanos del Ecuador, sin embargo, poco duró en este cargo porque el papa Pío XII lo escogió para primer obispo de la recién creada diócesis de Ambato, el 17 de octubre de 1949.

Dedicó tiempo al servicio permanente de las comunidades indígenas de Tungurahua, pero de modo especial a aquellas de Salasaca, Chibuleo y Río Colorado. Fundó centros de promoción social y del campesinado, con especial atención a los obreros. De esta actividad surgió el Centro Obrero de Instrucción y el Centro Social San Vicente por donde pasaron cientos de personas en busca de apoyo y ayuda personal.

Fue fundador del Diario El Heraldo, de las emisoras Paz y Bien, y El Heraldo de la editorial Pío XII y fue un impulsor para que la televisión llegara a Ambato.

También tuvo una intensa actividad literaria, pues escribió 14 libros, cartas pastorales y documentos de administración, conferencias y discursos en un número considerable.

Supo dar una organización especial a su diócesis con la creación de oficinas de servicio religioso que facilitó a sacerdotes y seglares los más modernos métodos de apostolado -propios de la época-.

Cuando monseñor Bernandino Echeverría fue designado arzobispo de Guayaquil tenía 57 años, provenía de la Orden Franciscana y en el ejercicio del sacerdocio ya había dedicado más de 30 años. Como principal de la diócesis de Guayaquil permaneció durante 18 años. Lo sucedió en el cargo monseñor Juan Larrea Holguín.

Su cuerpo fue enterrado en el Convento de San Francisco  en Quito el 6 de abril del 2000. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories