En el norte de Manabí están a la espera de nuevos hospitales

El hospital Miguel Hilario Alcívar de Bahía de Caráquez tenía capacidad para 120 camas y atendía a pacientes que llegaban desde Pedernales hasta Charapotó. Era el punto para aliviar los males de pacientes que venían de toda la zona norte manabita, recuerda Luis Mendoza, dirigente clasista.

El terremoto de abril del 2016 lo destruyó y desde entonces los moradores de esa ciudad escucharon promesas para levantar esas casas de salud. Que se haría pronto, que un crédito chino permitirá hacerla de nuevo… Pero tres años después sigue sin ejecutarse.

La desesperación y a la vez la decepción de una promesa incumplida llevaron a que el martes pasado cientos de manabitas se ‘tomaran’ el puente Los Caras para reclamar la urgente construcción de ese hospital.

La alcaldesa electa, Íngrid Zambrano, quien apoyó ese reclamo, señala que Sucre espera la construcción de su hospital ya que la salud es básica y suprema ante cualquier otro servicio. Y que a través de la marcha se espera tener una respuesta concreta sobre quién financiará la obra y su inicio.

Las autoridades de Gobierno que ese día visitaron la provincia prometieron que esa y otras obras se ejecutarían.

En la oficina del Sercop indican que el hospital de Bahía de Caráquez será financiado a través de una donación del Gobierno de la República Popular China, por lo que, una vez que se cumpla a cabalidad con los procesos diplomáticos como la firma del canje de notas que se encuentra encaminado y posterior acta de ejecución, se procederá a la contratación dentro del segundo semestre.

Pero no solo Bahía reclama un hospital, en Pedernales, epicentro del terremoto, también exigen esa obra. Julián Phillips recuerda que el expresidente Rafael Correa anunció que se iba a construir un hospital, pero hasta ahora eso no se concreta.

El Gobierno envió un hospital móvil a ese cantón, pero allí requieren que se ejecute uno permanente. Facundo Vera, quien forma parte de una veeduría, dice que la ciudadanía espera que las autoridades del Gobierno concreten ya la construcción del hospital.

Después de una larga espera, en cambio, en Chone, la construcción del hospital Napoleón Dávila Córdova avanza, pero la obra civil recién tiene un 34%.

Esa edificación forma parte de la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto. Se ejecuta a través de la donación otorgada por el Gobierno de la República Popular China, como parte de los fondos internacionales que recibió Ecuador tras el sismo.

El nuevo hospital tendrá en la planta baja consulta externa, hemodiálisis, emergencia, farmacia, laboratorio, imagenología, centro obstétrico, centro quirúrgico, esterilización, cocina, comedor, lavandería, vestidores, bodegas, morgue, talleres y cuartos de máquinas.

En la planta alta estarán la administración, hospitalización con 120 camas, unidad de cuidados intensivos (UCI) y neonatología.

La compañía China Camc Engineering Co., Ltd. es la encargada de la construcción. El monto de inversión será de $ 50’312.053,38. El consorcio Meditec es el encargado de la fiscalización, cuyo monto es de $ 1’760.921,87.

Actualmente la atención se da en el sector Los Naranjos, en una construcción emergente denominada hospital de contingencia.

Emir Mendoza, quien tiene una farmacia diagonal al hospital desde hace más de quince años, recuerda que estos tres años desde que se destruyó el edificio del hospital han pasado muy duros momentos.

“Esto que se ve de la construcción del nuevo hospital ha sido una lucha de un pueblo unido que reclama una mejor atención, ojalá la compañía constructora cumpla los plazos establecidos”, dice.

Deyton Alcívar, alcalde de Chone, aspira a que esta obra termine en el tiempo estipulado en el contrato, y dice que él con los miembros de la junta cívica están en permanente monitoreo de los trabajos de esta casa de salud, que debería estar en febrero del 2020. (I)

El Comité de Reconstrucción (de las obras por el terremoto) está en deuda con este cantón (Sucre), ya no más mentiras, queremos nuestro hospital ya”, Íngrid Zambrano,alcaldesa electa de Sucre

Obra sanitaria y educativa se adecúa, pero falta más apoyo

La jurisdicción de San Vicente fue una de las más afectadas por el sismo de hace tres años. El 65% de las casas tuvo daños,  así como sus carreteras por donde llegaba el turismo.

Esa zona se ha reactivado de a poco, con apoyo de ONG y fondos del Gobierno para mejorar cierta infraestructura.

El Comité de Reconstrucción y Reactivación Productiva ha asignado al cantón $ 43,5 millones para ser utilizados en sectores priorizados

Allí se incluye la  rehabilitación de centros de salud, unidades educativas, carreteras como  la San Vicente-La Margarita, San Vicente-Jama; el sistema de reserva de agua potable para dos tanques de 2.000 m³ en San Vicente  y otros.

Pero la deuda está en los  sectores agrícola, ganadero y comercio, que han tenido complicaciones para acceder a un crédito que permita levantar sus negocios.

En Jama, el alcalde Ángel Rojas  dice que se ha recibido el apoyo del Gobierno y que tras el terremoto lograron financiar arreglos y obras de agua potable, alcantarillado sanitario y pluvial, el cierre del botadero de basura, la aprobación de créditos para los edificios municipales, entre otros. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories