Alto jefe policial de Bolivia es dado de baja por nexos con narcotráfico

La Paz –

Un alto jefe de la policía boliviana fue dado de baja por sospechas de traficar cocaína a Estados Unidos y proteger a un narco buscado por Interpol, se anunció oficialmente el miércoles.

El ministro de Gobierno Carlos Romero informó la baja del coronel Gonzalo Medina, quien fue hasta la semana pasada jefe de la policía anticrimen en Santa Cruz, la ciudad más poblada del país. También fue dado de baja el capitán Fernando Moreira.

Ambos fueron aprehendidos la víspera y aguardan una audiencia con un juez que podría ordenar el encarcelamiento preventivo para los dos agentes.

“Queremos actuar con transparencia y sentar un precedente”, dijo Romero en una rueda de prensa en esa ciudad del oriente. También anunció la remoción de 150 agentes en Santa Cruz.

Pero los opositores han pedido la renuncia de Romero y una investigación.

“Todo ocurrió en sus narices”, declaró más temprano a la prensa el diputado opositor Tomás Monasterio. “Por ineptitud y servilismo procede la destitución de Romero”.

Monasterio y otros legisladores han cuestionado a Romero por mantener en el cargo a Medina por cuatro años cuando lo usual es un año de ejercicio en niveles de mando.

“Hay una relación incestuosa con el narcotráfico de policías y de autoridades que están al mando de estos agentes”, acotó el diputado.

Medina y Moreira son investigados por un sospechoso viaje a Panamá y las Bahamas para un supuesto envío de cocaína pero la destitución fue ordenada tras conocerse que Medina presuntamente protegió a un supuesto narco, Pedro Montenegro, quien tiene orden de búsqueda internacional en Brasil, confirmó Romero.

“El señor Montenegro no solamente participó como invitado en actos de la fuerza anticrimen, sino que probablemente ha sido condecorado por esa unidad”, reconoció el funcionario la víspera tras conocerse, por publicaciones de prensa, que Montenegro era allegado de Medina y contribuía con la policía haciéndose pasar por empresario benefactor.

Romero dijo que desconocía la orden de captura internacional en contra de Montenegro, quien era buscado el miércoles.

Medios de prensa divulgaron fotos en las que se ve a Montenegro compartiendo con el hijo de Medina y con Moreira posiblemente en un hotel de Colombia y en un yate en alta mar.

Medina se declaró inocente. Dijo que viajó a Bahamas por consejo médico debido a un estrés. “Me pusieron un rótulo de torturador y narcotraficante, no lo soy”, declaró a la prensa poco a antes de ser detenido.

El caso estalló en medio de la campaña oficialista para las presidenciales de octubre y en la que el gobernante Evo Morales aspira a un cuarto mandato.

“He instruido al ministro de Gobierno actuar con todo el peso de la ley con los efectivos de la policía que tengan vínculo con el narcotráfico”, tuiteó el miércoles Morales, en el poder desde el 2006.

Desde entonces se registraron otras detenciones sonadas de algunos funcionarios antidrogas y jefes policiales bolivianos en relación con el narcotráfico. En 2011 fue detenido en Panamá con un alijo de cocaína el jefe de inteligencia antidroga del Ministerio de Gobierno, general René Sanabria, condenado a 16 años cárcel en Estados Unidos.

Ese mismo año fue detenido, tras dejar el cargo, el jefe de la Policía, General Oscar Nina, por legitimación de ganancias ilícitas provenientes del narcotráfico. También otros funcionarios de menor rango y militantes del partido gobernante se han visto involucrados con el narcotráfico. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories