La extinta UNE recibe informe de la Comisión que la disolvió

Quito –

El Ministerio de Educación entregó este martes a los dirigentes de la extinta organización Unión Nacional de Educadores (UNE) el informe de la Comisión Interventora que se encargó de disolverla en el 2016 por disposición del gobierno de Rafael Correa, y que habría vendido bienes sin la autorización de quienes eran sus miembros. 

No se conoció en detalle el contenido de este informe, pero según el subsecretario de Educación, Luis Calle, se lo entrega para facilitar a los directivos y quienes fueron sus agremiados, definir el destino de los bienes que le pertenecían a la organización social. 

El 18 de agosto del 2016, con Augusto Espinosa como ministro de Educación en el régimen de Correa, se resolvió disolver a la UNE, con amparo en los artículos 18 y 22 del reglamento para el Funcionamiento del Sistema Unificado de Organizaciones Sociales y Ciudadanas, relacionado con la regularización de la directiva. 

Desde el 2016 hasta la actualidad se desconocía el contenido del trabajo de esta comisión. 

Mariana Pallasco, expresidenta de la UNE, acudió a recibir este documento y lamentó lo que encontró en una breve revisión

Venta de bienes

“La eliminación de la UNE fue un desastre, un fracaso. Y hoy, venimos a encontrar lo que quedó de ese desastre. No debieron haber vendido ni un solo bien, pero en el informe se observa que hubo venta de muebles, inmuebles, y entrega de dineros a terceros”, dijo. 

Advirtió que se reserva el derecho de demandar a los siete miembros de la comisión interventora, quienes habían asegurado ser miembros de la UNE. 

Rossana Palacios, quien asumió la presidencia de la UNE tras la salida de Pallasco en el 2016, indicó que el patrimonio de la UNE en los 72 de años de existencia ascendió a los $ 12 millones, pues tenían sedes en las 24 provincias, y otras 200 sedes cantonales.

Según conoce, dicha comisión vendió cuatro sedes que sumaron $ 1 millón. 

“Se apropiaron de las cuentas bancarias, del fondo de jubilación de los maestros. Ellos no eran los dueños. El Congreso de la UNE deberá definir qué hacer. Vamos a tomar nuestro patrimonio, porque la UNE nunca vendió.  La comisión no tenía la facultad de venderlas, vamos a ir a los municipios, a los registradores de la propiedad para saber dónde vendieron, quién los compró y dónde está la plata”. 

El objetivo es iniciar procesos de recuperación de los bienes de la agrupación; y a la par, emprender el mecanismo para que el Ministerio de Educación le devuelva la personalidad jurídica, dijo Pallasco. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories