‘Vivimos una democracia en la que han fallado los partidos’

Quito –

En este año se cumplen 40 años del retorno a la democracia. El triunfo en elecciones de Jaime Roldós y Osvaldo Hurtado puso fin a la dictadura militar. Patricio Moncayo, catedrático universitario y doctor en Ciencias Sociales y Políticas, explica cómo, pese a la inestabilidad, el periodo democrático se ha sostenido.

¿Qué determinó aquel regreso a la democracia?

Fundamentalmente fue el progresismo social empujado por fuerzas sociales y políticas innovadoras para la época.

¿En plena dictadura?

Incluso estuvieron detrás de la dictadura del 72 (de Guillermo Rodríguez Lara) e impulsaron el plan de reestructuración jurídica del Estado, con las leyes de partidos y de elecciones, la Constitución (de 1978)…

¿Cómo evalúa estas cuatro décadas de democracia?

El problema del progresismo social que se legitimó con Roldós y Hurtado se enfrentó con un dilema: seguir la orientación con que triunfó en las elecciones o afrontar una grave crisis económica. Y la enfrentaron con una política de ajuste. Eso lo debilitó y emergieron nuevamente los sectores que habían sido derrotados.

¿Una democracia cíclica?

Pendular. Sean gobiernos conservadores o progresistas, su éxito depende de la capacidad de gobierno, que no es personal o intelectual; tiene que ver con los equipos de gobierno, de su eficiencia.

¿Correa no fue eficiente?

Eficiente en términos inmediatistas. Pero como lo controlaba todo, se generó alta ineficiencia y corrupción.

¿Se vio débil y le dio el paso a Lenín Moreno?

Como candidato podía ser derrotado o, a lo mejor, no quería enfrentar la crisis.

¿Como la dictadura, que administró la bonanza y le dejó la crisis a los civiles?

Exacto, hay un paralelo.

Para muchos la democracia es una farsa

Hay democracia, entendida como inclusión social. En 40 años no ha habido dictaduras, participan más sectores, como los indígenas, y, guste o no, se han respetado las reglas de juego. Los que han fallado son los partidos políticos, más dedicados al electoralismo y a cuidar a sus caudillos.

Si los partidos han fallado, ¿cuáles son los pilares?

El uno es la mayor participación y el otro, los medios de comunicación, que impulsaron el progresismo para el regreso a la democracia. Correa decía que habían ocupado el lugar de los partidos, pero, para mí, eso habla bien de ellos, porque eran los únicos que daban a conocer lo que pasaba.

¿Perspectivas a futuro?

La democracia puede consolidarse y madurar más, porque los ciudadanos están más informados. Con las redes sociales, se enteran y se expresan espontáneamente. No hay que subestimar, por ejemplo, a los mileniales; no es cierto que no lean o no se interesen, solo tienen otras formas.

Es optimista

El tema fundamental es la capacidad de gobierno. No es un asunto de cuál modelo es mejor. Como decía Deng Xiaoping (reformista chino), “no importa si el gato es blanco o negro, sino que atrape ratones”. Puede venir un modelo neoliberal o uno socialdemócrata, da igual, lo que importa es que atrape a los ratones, que sea una democracia eficiente. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories