Cataclismo cósmico forjó metales preciosos en la Tierra

Una violenta colisión de dos estrellas de neutrones hace 4.600 millones de años tuvo lugar en el vecindario del Sistema Solar, y se la considera fuente probable de minerales codiciados en la Tierra.

Este evento cósmico único, cercano a nuestro sistema solar, dio a luz al 0,3 por ciento de los elementos más pesados de la Tierra, incluido oro, platino y uranio, según un estudio publicado en la revista Nature por los astrofísicos Szabolcs Marka, de la Universidad de Columbia; e Imre Bartos, de la Universidad de Florida.

“Esto significa que en cada uno de nosotros encontraremos el valor de una pestaña de estos elementos, principalmente en forma de yodo, que es esencial para la vida”, dijo Bartos. “Un anillo de bodas, que expresa una profunda conexión humana, también es una conexión con nuestro pasado cósmico anterior a la humanidad y la formación de la Tierra, con unos 10 miligramos de los que probablemente se formaron hace 4.600 millones de años”.

“Los meteoritos forjados en el sistema solar temprano llevan los rastros de isótopos radiactivos”, dijo Bartos. “A medida que estos isótopos se descomponen, actúan como relojes que se pueden usar para reconstruir el momento en que fueron creados”, dijo Marka en un comunicado.

Para llegar a su conclusión, Bartos y Marka compararon la composición de los meteoritos con las simulaciones numéricas de la Vía Láctea. Encontraron que una única colisión de estrellas de neutrones podría haber ocurrido unos 100 millones de años antes de la formación de la Tierra, en nuestro propio vecindario, a unos 1.000 años luz de la nube de gas que finalmente formó el Sistema Solar.

La galaxia de la Vía Láctea tiene un diámetro de 100.000 años luz, o 100 veces la distancia de este evento cósmico desde la cuna de la Tierra. “Si un evento similar sucediera hoy a una distancia similar del Sistema Solar, la radiación resultante podría eclipsar todo el cielo nocturno”, dijo Marka.

Los investigadores creen que su estudio proporciona información sobre un evento singularmente importante en nuestra historia. “Arroja luz brillante sobre los procesos involucrados en el origen y la composición de nuestro sistema solar, e iniciará un nuevo tipo de búsqueda dentro de varias disciplinas, como la química, la biología y la geología, para resolver el rompecabezas cósmico”, dijo Bartos.

“Nuestros resultados abordan una búsqueda fundamental de la humanidad: ¿De dónde venimos y hacia dónde vamos? Es muy difícil describir las tremendas emociones que sentimos cuando nos dimos cuenta de lo que habíamos encontrado, y lo que significa para el futuro mientras buscamos un explicación de nuestro lugar en el universo”, dijo Marka. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories