López Obrador no responde a los aranceles de Trump, quien con sus medidas afecta también a empresas estadounidenses

México –

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo este viernes que espera que su homólogo estadounidense, Donald Trump, desista en su amenaza de imponer aranceles a productos de México, y pidió al país tener confianza y estar unidos.

Trump prometió el jueves que impondrá aranceles de un 5% a partir del 10 de junio a todos los bienes provenientes desde su vecino del sur, los que irán subiendo si México no detiene el flujo de inmigración ilegal desde Centroamérica a Estados Unidos.

Tras conocerse lo dicho por Trump la tarde del jueves, los mercados mexicanos comenzaron a hundirse y el viernes continuaban con ese comportamiento. El peso cayó a su nivel más débil del año y la bolsa perdía cerca de un 2.0%.

López Obrador dijo que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, viajará a Washington con la tarea de convencer al gobierno de Estados Unidos que las medidas de Trump no convienen a los intereses de ninguno de los dos países, que comparten una enorme frontera y un millonario comercio.

“Creo que el presidente Trump va a comprender que no es de esa manera en que se pueden resolver las cosas. Creo que va a haber una rectificación”, dijo López Obrador en su habitual conferencia de prensa matutina.

“Le digo a todos los mexicanos que tengan confianza, que vamos a superar esta actitud del gobierno de Estados Unidos”, agregó. “Llamo al pueblo de México a estar atentos y unidos (a) que enfrentemos juntos esta situación”.

Estados Unidos importó a México 352,000 millones de dólares en 2018, de los cuales más de una cuarta parte fueron automóviles y autopartes, según cifras de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC, por sus siglas en inglés).

“La reacción rápida y equilibrada de México, en comparación con una postura no cooperativa potencialmente más confrontativa, debería limitar el impacto a corto plazo en los precios de los activos”, dijo Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs.

“Un arancel del 5%, aunque indeseable, dista mucho de ser devastador y es poco probable que cambie significativamente el volumen y el patrón de comercio entre México y los Estados Unidos”, agregó.

Atender el problema de Fondo

Cada año, miles de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala huyen de la violencia y pobreza en casa en busca del sueño americano en Estados Unidos. No todos cumplen sus anhelos ya que muchos son extraditados, mientras que otros se quedan en México o pierden la vida durante la larga y peligrosa travesía.

La masiva migración ha irritado a Trump, quien asegura que los centroamericanos que llegan a su país son “delincuentes”.

Este viernes, sin embargo, López Obrador aseguró que la migración no es opcional dada la precaria situación en los países centroamericanos y que su gobierno trabaja para atacar las causas que la provocan.

“Se está atendiendo lo que tiene que ver con el flujo migratorio, pero también seguimos insistiendo en atender el problema de fondo. Hemos venido trabajando con el gobierno de Estados Unidos para (…) atender las causas, no medidas coercitivas”, dijo el mandatario.

La semana pasada, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó un plan de desarrollo para El Salvador, Guatemala, Honduras y el sur México, con el que esperan desarrollar el Triángulo Norte de Centroamérica.

La noche del jueves, López Obrador dijo en una carta enviada a Trump que su país está cumpliendo con su obligación de evitar el tránsito de personas indocumentadas hacia Estados Unidos sin violar los derechos humanos.

Agregó en la misiva que el lema “Estados Unidos Primero”, de Trump, es una “falacia” porque la justicia y fraternidad internacional prevalecen sobre fronteras nacionales.

El mandatario dijo que por ahora México no quiere involucrar a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en esta situación.

“Queremos que se llegue a un acuerdo sin necesidad de un proceso legal, no se trata de renunciar a eso sino de buscar una salida conveniente para los dos países”, advirtió. (Reporte de Miguel Angel Gutiérrez y Diego Oré)

En tanto, López Obrador, consideró este viernes que la tensión generada por el anuncio de aranceles por parte de Estados Unidos no detendrá el proceso de ratificación del T-MEC

“La gente va a estar a favor de que haya libre comercio. Esto no detiene el proceso que ya se inició para ratificar el tratado. Nosotros vamos a continuar, desde luego, es un asunto que corresponde al Senado”, dijo en su conferencia matutina el mandatario izquierdista.

Antes del aviso de Trump sobre los aranceles, que el gobierno mexicano calificó como “desastroso”, el Ejecutivo entregó al Senado el acuerdo comercial para Norteamérica, el T-MEC, para su debate y ratificación.

El presidente de México dijo que aún no ha obtenido respuesta a la carta que envió el jueves a Trump.

Aranceles a México impactan a empresas de EE.UU.

El anuncio del presidente Donald Trump de imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas repercutió prácticamente en toda la economía de Estados Unidos, haciendo caer las acciones de empresas que fabrican vehículos, operan trenes o venden algo importado.

Ya sean los aguacates para los tacos o el guacamole o una nueva camioneta Chevrolet Blazer, si los aranceles entran en vigor, los estadounidenses lo van a sentir en sus bolsillos.

Las acciones de General Motors, que importa a Estados Unidos más vehículos que ninguna otra automotriz estadounidense, cayeron más de 4% el viernes por la mañana.

Itay Michaeli, de Citi Investment Research, dijo en una nota a los clientes que GM está relativamente más expuesta que Ford porque tiene un mayor nivel de producción en México para vehículos de alto margen como pickups y crossovers y mayor contenido proveniente del país.

“Para GM estimamos que un arancel de 5% tendría un impacto anual de varios cientos millones de dólares en sus ingresos”, escribió el analista.

Una opción que tiene GM (y que otras automotrices no tienen) es que la empresa traslada temporalmente su producción de pickups y Equinox de México a Canadá, agregó Michaeli.

Las acciones de Ford Motor Co. bajaron 3,7%. Los proveedores de autopartes con exposición a México también están bajo presión. Los títulos de American Axle & Manufacturing Inc. bajaban casi 5,1%.

Los títulos de Kansas City Southern, que opera un corredor comercial del sistema de trenes mexicano y posee una vía entre Ciudad de México y Laredo, Texas, bajaban casi 6%. Casi la mitad de sus ganancias anuales provienen de México. Otros operadores de trenes también se veían impactados, entre ellos Union Pacific Corp., que descendía 2,7%, y CSX Corp., con casi 2%.

Las acciones de la cadena de restaurantes de comida mexicana Chipotle también bajaban. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories