Nancy Saldarriaga: “Irme de Venezuela me dio miedo, pero no había opción”

Colombia –

Aunque nació en Colombia, Nancy Saldarriaga se siente más venezolana. Pues a sus dos meses de edad, sus padres la llevaron a Caracas.

Dice que esa fue la primera vez que cruzó de un país a otro. Nunca se imaginó, que 50 años después, lo volvería hacer.

Y fue así que la crisis económica y humanitaria la obligó a buscar una nueva salida.

Nancy señala que el paso de los días en Caracas eran tortuosos. Cuenta que la yuca y la sardina, con la que se alimentaban su hija y dos nietos, de a poco se acababa y entraban en desesperación, hasta que terminaron vendiendo lo que tenían y emprendieron el viaje.

Cuenta que, mientras cruzaba Colombia, conversó con su hija sobre a qué destino irían: “Cuando veníamos por Cúcuta me dice mi hija: mamá a dónde nos vamos y yo le dije: mira Stephanie vamos a llegar a Ecuador, aunque no sabemos dónde vamos a estar, pero si nos vamos a Perú, Chile o Argentina, me da miedo porque más lejos vamos a estar”, relata.

Cuando llegaron al país, de inmediato solicitó refugio y en ocho días le otorgaron el estatus a ella, su hija y dos nietos. Dice que corrió con suerte.

Nancy indica que luego fue notificada para agosto por la Cancillería para recibir la visa de estadía para dos años o la cédula.

Luego de ocho meses, agradece que hasta ahora se ha topado con “personas de gran de corazón”. Ella solo espera encontrar un trabajo.

En un departamento al norte de Guayaquil, donde solo cabe una cama, sillas y un pequeño tubo para colgar su ropa, reza todos los días y sale a las 06:00 a buscar empleo.

Aunque la mayoría de los días son malos, como los describe Nancy, dice que estar en Ecuador le ha dado un respiro: “Gracias a Dios hemos sobrevivido y estamos aquí todavía”. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories