La ‘fuga’ de exguerrillero atiza tensión en Colombia

Bogotá –

Desde la noche del domingo pasado, el paradero del exjefe guerrillero de las ex-FARC Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, es desconocido. La noche anterior dejó su programa de seguridad y desapareció.

El gobierno de Iván Duque indica que, según fuerzas de inteligencia, Santrich se fugó a Venezuela, en donde estaría con otro exjefe rebelde y exsecretario general de la exguerrilla de las FARC Iván Márquez.

Según Duque, un duro crítico de Santrich, a quien tilda de mafioso, el objetivo del exguerrillero era eludir la justicia.

El exlíder guerrillero, también negociador de la paz, tiene un proceso abierto en la Corte Suprema de Justicia por presuntos cargos de narcotráfico por los cuales es requerido en EE.UU.

Santrich deberá asistir a una audiencia indagatoria el 9 de julio ante el alto tribunal, que asumió la competencia de investigarlo al reconocerle su condición de congresista por el partido surgido del acuerdo de paz con la exguerrilla comunista.

Como parte del acuerdo de paz, los excombatientes lograron diez bancas en el Congreso bicameral colombiano.

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, que hace seguimiento a la implementación del pacto de paz, manifestó su “preocupación” y le pidió al exguerrillero cumplir con sus ‘obligaciones’.

En el 2018, otros exjefes de las FARC abandonaron su esquema de protección, entre ellos, el exnegociador de la guerrilla Iván Márquez, quien también está bajo investigación en EE.UU. por narcotráfico.

En abril del 2018 Santrich fue capturado con fines de extradición a Estados Unidos por delitos presuntamente cometidos después de que firmara la paz en noviembre del 2016.

La Corte Suprema dictó su excarcelación.

El caso ha generado un revuelo político y judicial en Colombia, profundamente dividida por el pacto que puso fin a medio siglo de enfrentamientos con los rebeldes marxistas.

Apoyado por la ONU, el acuerdo que condujo al desarme de unos 7.000 combatientes prevé beneficios penales para los responsables de delitos atroces que contribuyan a la verdad, justicia y reparación de las víctimas.

Sin embargo, deja sin efecto el blindaje contra la extradición para quienes hayan reincidido tras la entrada en vigor de los compromisos de paz.

El Gobierno afirma que el caso no tiene por qué debilitar la implementación del acuerdo de paz. Son 10.500 exguerrilleros que están cumpliendo con el acuerdo, 3.000 están en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación y 8.000 en procesos colectivos de reinserción a la vida civil, dijo a El Espectador el consejero para la Estabilización, Emilio Archila.

La ONU llamó la atención a Colombia por el asesinato de 123 exguerrilleros, 14 de ellos en este año. El Gobierno colombiano respondió que se han implementado más de 20 medidas de protección adicionales para garantizar la protección de los exmiembros de las FARC que se acogieron al proceso de paz, según el medio. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories