Contratistas ligados a ministerios en la gestión de Juan Carlos Checa en Secob

Desde el octavo piso de un lujoso edificio quiteño, frente al parque La Carolina, Juan Carlos Checa Reinoso, de 47 años, dirige la Constructora Río Amazonas, una empresa que nació en octubre del 2013, al mes de su salida como director del Instituto de Contratación de Obras (hoy Secob).

La crearon dos de sus funcionarios: su excoordinador general Juan Carlos Recalde, su exdirectora técnica María José Saavedra y la mamá de su director jurídico, Galo Madera. Ellos afinaban la compañía mientras Checa, en diciembre del 2013, trabajaba de asesor de Walter Solís, entonces director de Senagua y hoy prófugo en el caso de sobornos Odebrecht.

En mayo del 2015, sus exfuncionarios le pasaron a Checa la empresa. Y desde noviembre de ese año hasta abril del 2017, Río Amazonas recibió $ 2,1 millones en subcontratos de la China CAMC, a la que Checa, cuando fue director del Secob, le adjudicó $ 317 millones para tres hospitales, uno en Portoviejo y dos en Guayaquil: Monte Sinaí, (noroeste) y Guasmo (sur).

En este último hospital, de 400 camas y un costo de $ 115 millones, María Vaca, de 49 años, se queja porque no hay medicinas ni turnos: “De julio me citan para octubre, tengo que operarme de una hernia”.

En los contratos de los hospitales se incluyeron letreros de Alianza PAIS por $ 253.000.

El mismo año en que asumió la Constructora Río Amazonas, Checa creó el Consorcio CRA, para servicios de subcontratación. Así ha recibido contratos de compañías como Bueno y Castro, a la que en su gestión le adjudicó $ 67 millones para cinco obras, como el puente y ciclovía en la isla Santay.

“No le puedo dar el número”, contestó el papá de Juan Carlos Checa cuando este Diario le pidió el contacto telefónico de su hijo, quien no atendió correos ni mensajes de este Diario.

Recalde Martínez, exdirector subrogante de Checa, colgó las llamadas que buscaban consultarle sobre los $ 10,7 millones en contratos que recibió Ángel Hidalgo Ordóñez, socio de sus hermanos en Recmartínez S. A., hoy en disolución.

De los siete directores que ha tenido el Secob, Juan Carlos Checa manejó el mayor presupuesto: $ 1.567 millones (55%) de los $ 2.813 millones, del 2011 a junio pasado, según una revisión de este Diario.

Checa desempeñó el cargo de abril del 2011 a septiembre del 2013 cuando la entidad estaba controlada por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi). Luego, a finales del 2013, el Secob pasó a la Presidencia de la República.

Condecorado por Rafael Correa

Quienes han trabajado con Checa dicen que llegó al puesto porque se ganó la confianza de Rafael Correa. Como director de Operaciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, Checa hizo trabajos para la Asamblea Constituyente en Montecristi en el 2007. En febrero del 2010, Correa lo condecoró al mérito militar “por haber dirigido la construcción del aeropuerto de Santa Rosa, demostrando alto grado de profesionalismo”.

La construcción de ese aeropuerto, que hoy se ve vacío, costó $ 47 millones y duró dos años. Checa dirigió esa obra y se defendió cuando la Contraloría le fijó una glosa de $ 16.859 porque “no tomó acciones de control para recuperar los valores pendientes de cobro” a los subcontratistas. La Contraloría le perdonó el 91% de la glosa.

Atrás dejó su carrera como capitán del Ejército, en la que acumuló, del 2002 al 2010, un patrimonio de $ 100.000 y que duplicó tras salir del Secob en el 2013. Juan Carlos Checa pasó a órdenes de Walter Solís y, después, de Pedro Jaramillo, ministros de Vivienda entre el 2011 y 2013. En fotos del 2011 se lo observa aún con traje militar, atento a las pautas de Solís.

“Checa le decía ‘mi comandante’ a Solís”, recuerda un excolaborador, quien reveló un esquema de sobornos o ‘tajadas’ para la repartición de obras, y la existencia de oficinas de abogados que cobraban por usar sus contactos para que el Secob pague las planillas a los contratistas. Este Diario constató que esas oficinas aún funcionan.

En la gestión de Checa se asignaron 633 obras a contratistas, algunos vinculados a funcionarios del Secob, del Miduvi, de Senagua o del Ministerio del Transporte y Obras Públicas, entidades dirigidas por Solís, Pedro Jaramillo o María de los Ángeles Duarte. Estos contratos identificados por este Diario suman unos $ 40 millones.

Por ejemplo, Héctor Ponce, quien ocupó una dirección en Senagua en la gestión de Solís, recibió cuatro adjudicaciones del Secob por $ 6,7 millones para fiscalizar dos obras y construir nueve Unidades de Policía (UPC). “No tuve el gusto de conocerlo (a Solís), estuve 40 días en Senagua”, dijo Ponce, quien también hizo un colegio del milenio en Manta, donde Correa inauguró las clases en el 2014. “Invertir en educación significa invertir en esperanza”, dijo Correa al citar al papa Francisco.

Jorge Cevallos, especialista de Senagua, recibió una obra por $ 1,9 millones, y Marcia Paucar, exfuncionaria de la Presidencia y Vicepresidencia, obtuvo otra por $ 695.000.

La empresa Lamsco, de la esposa de Juan Carlos Córdova, gerente de Ecuador Estratégico entre 2011 y 2015, recibió un contrato por $ 2,1 millones para fiscalizar el hospital Monte Sinaí en Guayaquil. En cambio, Fractales S. A., cuyo gerente Vinicio Suárez Chacón asesoró al Miduvi en el 2011, consiguió dos obras por $ 1,9 millones.

“Mi participación como asesor del Miduvi se dio por unos meses en el 2011 hasta concluir la NEC (Norma Ecuatoriana de la Construcción)”, dijo Suárez.

Un supervisor en la gestión de Checa, Iván Santos Floril, también recibió un contrato por $ 466.000 para la construcción de dos UPC. Un hermano de este contratista fue agente de seguridad del Servicio de Protección Presidencial en el 2014. También se asignaron contratos a las empresas Braslia y Fedezo, ligadas a la esposa y hermana de Carlos Villamarín, subsecretario de Solís en el Miduvi y gerente en Senagua, y hoy preso por los sobornos de Odebrecht. José Santos, exdirector de la multinacional, declaró que Villamarín le exigía sobornos a nombre de Solís.

Las empresas de Francisco Suárez Salas, -señalado en el caso Arroz Verde como donante de $ 400.000 para Alianza PAIS-, recibieron obras: Suárez Salas Constructores $ 7,3 millones, Jacmart $ 1,1 millones e Ismaelworld $ 189.000. Esta última y el exministro Pedro Jaramillo son los dueños de Suiker (registra ingresos por $ 1,3 millones hasta el 2018) y cuya gerenta en el 2014 era la esposa de Marcelo León, viceministro de Pedro Jaramillo.

Obra pendiente: Socio Vivienda espera mejora 

Foto: Ángel Aguirre

En la etapa 2 de Socio Vivienda 2, los moradores piden obras de infraestructura vial, sanitaria y eléctrica, las que se contrataron en el 2017. La construcción de este complejo habitacional se inició en el 2012, en la gestión de Checa.

Lea mañana

Marcelo León, segundo director del Secob, contrató $ 290 millones en obras. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories