Acuerdo por la Educación en Ecuador arroja los primeros resultados

Quito –

El 8 de mayo pasado, el Gobierno y organizaciones de la sociedad civil instalaron la primera de las siete mesas del Acuerdo Nacional 2030: la Mesa de Educación.

Sin embargo, organizaciones vinculadas al campo educativo lanzaron y empezaron a trabajar en esta iniciativa cerca de un mes atrás, el 12 de abril.

Ayer, esta mesa, en la que participan cerca de 80 actores, presentó sus primeros resultados, en presencia de delegadas de la Vicepresidencia de la República y del Ministerio de Educación que mostraron el respaldo del Gobierno.

El Acuerdo Nacional por la Educación (ANE) dividió su trabajo por mesas temáticas: Educación técnica, jóvenes y empleabilidad, Educación para el desarrollo sostenible, Educación con valores, Interculturalidad, pueblos y nacionalidades, Etnoeducación y Derechos Humanos y Educación.

Con esta misma metodología, cada mesa presentó como primeros resultados de su trabajo: los nudos críticos, las propuestas de política pública que deberían implementarse y la ruta a seguir hasta noviembre.

Entre los nudos críticos están: dificultad de integración de jóvenes al ámbito laboral, falta de una educación para el desarrollo sostenible, docentes sin formación adecuada para la educación integral (incluido valores), desmantelamiento de la Educación Intercultural Bilingüe (EIB), exclusión histórica del pueblo afroecuatoriano en las mallas curriculares, ocultamiento de casos de violaciones a menores y acoso escolar sin seguimiento.

Entre las políticas y los resultados constan: diseño y ejecución del Plan Nacional de Educación y Formación Técnica Profesional con participación de la función pública, la sociedad civil, la academia y la empresa, generación de una propuesta de Educación para el Desarrollo Sostenible, inclusión de valores en los textos escolares, potenciación del Sistema de EIB y su institucionalidad más adecuada.

Además, incluir la historia y cultura afroecuatoriana en la malla curricular y hacer ajustes estructurales para la introducción de un enfoque de derechos humanos en la educación.

Boris Cornejo, presidente de Fundación Esquel, recordó que esta es una iniciativa que nace de la ciudadanía y que las autoridades educativas “siguen firmes” en este compromiso.

María Isabel Maldonado, delegada del Ministerio de Educación, señaló que esta cartera se compromete a revisar resultados y hojas de ruta. Que el ministerio trabaja en la inclusión y que comparten que la política pública se desarrolla en territorio, no en un escritorio.

Patricio Crespo, coordinador del ANE, señaló que algunas de estas propuestas han sido presentadas al ministerio en las administraciones de Fander Falconí, Milton Luna y Monserrat Creamer.

María Sara Jijón, representante de la Vicepresidencia, dijo que, desde el Ejecutivo, tomaron la decisión de dejar que el ANE sea ciudadano “y que nosotros abracemos este proceso y lo que hagamos es acoger los aportes, las propuestas y también las exigencias”. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories