Aumentan los factores de tensión en Argentina

Argentina –

La crisis económica de Argentina afecta la vida de la población, con una inflación que ha alcanzado 54 % los últimos 12 meses. La situación fue una de las razones para que el gobierno del presidente Mauricio Macri pida un préstamo de casi 57.000 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI), acuerdo que ahora es denunciado.

El pasado jueves la Justicia local solicitó al Gobierno que revele toda la información sobre el proceso por el que el año pasado logró el crédito con el organismo, en una causa que pone en duda su legitimidad.

La Sala III de la Cámara Contencioso Administrativo Federal hizo lugar al pedido de amparo impulsado por un grupo de abogados y de organismos sociales que consideran que el proceso de toma del crédito debería anularse por groseros errores administrativos.

Esto se da cuando faltan pocos días para que el FMI decida si libera el último tramo del crédito, cuyo otorgamiento no está claro porque algunas de las medidas que Macri tomó en las últimas semanas para lidiar con la crisis podrían ser cuestionadas por el organismo.

Pese a los objetivos del Gobierno, el acuerdo con el FMI no impidió que Argentina cayera este año en una profunda crisis, que implicó el derrumbe de su moneda y la aceleración de la inflación y el aumento de la pobreza.

Las protestas contra el Gobierno siguen en aumento. El mismo día se conoció el caso de la demanda hubo una gran acampada afuera de instituciones públicas mientras el Congreso trataba un proyecto de emergencia alimentaria.

Incluso los manifestantes montaron carpas en las que pasaron la noche.

La cámara baja ya aprobó el proyecto, que establece que el Gobierno debe declarar la “emergencia alimentaria” hasta el 2022 e implica un incremento de las partidas de alimentos y la ayuda económica para comedores comunitarios instalados en instituciones religiosas y educativas en un país en el que la pobreza afecta a más del 32% de la población.

Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura difundido el año pasado, en Venezuela, Argentina y Bolivia aumentaron desde 2014 el número de personas subalimentadas.

Dirigentes de comedores vecinales indican que ha aumentado el número de personas que no pueden cumplir las tres comidas básicas al día. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories