Hoy, Benjamín Netanyahu lucha para mantener el poder en Israel

Israel –

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, enfrenta hoy la batalla de su vida política mientras Israel vuelve por segunda vez a las urnas en 2019.

Con una contienda cerrada y la probabilidad de cargos por corrupción, una victoria decisiva en la votación puede ser lo único que lo mantenga alejado de los tribunales.

De repetirse el triste resultado de las elecciones de abril o si ganara su rival, Benny Gantz, podría significar el fin de la carrera del hombre que ha liderado el país durante más tiempo (en dos etapas).

Las acrobacias diarias de la campaña de Netanyahu lo han ayudado a establecer la agenda nacional, una táctica que el líder israelí –un conocedor de los medios– ha perfeccionado a lo largo de sus tres décadas en la política nacional. Pero bien pueden ser las cosas que no puede controlar –incluido el nacionalista Avigdor Lieberman, un exaliado político convertido en rival, y milicianos palestinos en la Franja de Gaza– lo que lo derribe.

En esta campaña, Netanyahu parece haber creado nuevos titulares noticiosos a voluntad. Un día está en reuniones con líderes mundiales. El siguiente, supuestamente da a conocer un sitio nuclear iraní antes desconocido. Luego se compromete a anexar partes de la ocupada Cisjordania. Casi todos los días, emite advertencias infundadas sobre la minoría árabe.

“Netanyahu siempre está preocupado. Por eso ha sobrevivido tanto”, dijo Anshel Pfeffer, autor de una biografía reciente de Netanyahu.

“Cada campaña electoral en la que participa está convencido de que puede perder, y así es como lucha contra él, de espaldas a la pared”, añade.

Y en muchos aspectos, la estrategia ha funcionado. Netanyahu ha dominado el discurso político durante una campaña que se considera un referéndum sobre su gobierno. Sus oponentes se han visto obligados a reaccionar ante sus tácticas siempre cambiantes.

Sondeos colocan al Likud (derecha) de Netanyahu y a la formación Azul-blanco (centro) de Gantz en situación de empate, con 32 escaños a cada uno, de los 120 que tiene la Knéset, el Parlamento israelí.

El pasado domingo el gobierno de Netanyahu celebró su último consejo de ministros antes de las elecciones, en el valle del Jordán, en los Territorios Palestinos ocupados, y anunció la legalización en esta zona de una colonia ilegal según la ley israelí. Además, Netanyahu prometió la semana pasada, si gana las elecciones, anexar todas las colonias judías en el valle del Jordán, un territorio estratégico que representa aproximadamente el 30% de la Cisjordania ocupada.

El anuncio fue duramente criticado por funcionarios palestinos, quienes consideran que de concretarse equivale a la muerte del proceso de paz, así como por una parte de la clase política israelí, que está a favor de la anexión, pero considera que esta se plantea con fines electorales.

En tanto, miles de trabajadores palestinos no dan mucha importancia a las elecciones, puesto que afirman que, gane quien gane, tendrán que ir a trabajar a Israel. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories