Con fotos de asambleístas, activistas que piden legalizar aborto arman ‘muro de la verguenza’

La votación en contra de la despenalización del aborto que se realizó anoche en la Asamblea Nacional, para todos los casos de violación, incluida la incestuosa, y por malformación del feto, alcanzó 65 votos a favor cuando requería 70 para ser aprobada.

Tras la votación anoche se desataron protestas de activistas a favor de la despenalización del aborto en las afueras de la Asamblea Nacional. Y continuaron esta mañana en los exteriores de la Legislatura, donde colocaron lo que denominaron el ‘muro de la verguenza’ con las fotos de los asambleístas que votaron en contra.

Dirigentes de defensa de derechos de las mujeres anunciaron que irán a otras instancias como la Corte Constitucional para demandar la inconstitucionalidad de lo aprobado por la Asamblea.

Anoche los manifestantes, algunos de los cuales lloraron, lanzaron antorchas contra la sede del Legislativo e intentaron derribar algunas vallas metálicas con que la Policía resguardaba el edificio. Los uniformados los dispersaron arrojando gas pimienta.

También en redes sociales hay mucha agitación a favor y en contra de la decisión. Este miércoles, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, lo mostró en su Twitter con la afirmación de que seguirá en la lucha a favor de la despenalización del aborto.

Un grupo de 59 asambleístas se opuso a la interrupción del embarazo y seis legisladores se abstuvieron de sufragar. La votación se mantuvo al no pasar un pedido de reconsideración.

La actual legislación de Ecuador permite el aborto solo cuando la vida o salud de la madre está en riesgo o si el embarazo es producto de una violación a una mujer con discapacidad mental.

El código penal en vigencia desde 2014 establece que la mujer que se cause un aborto o permita que otra persona se lo haga será sancionada con cárcel de seis meses a dos años.

Si durante el procedimiento la madre muere, quien lo realizó será penado con hasta 16 años de prisión.

Grupos enfrentados

Colectivos feministas promueven la despenalización del aborto al sostener que cada año unas 2.500 adolescentes dan a luz en el país producto de ataques sexuales.

Toda relación íntima con menores de 14 años es considerada una violación, según la ley ecuatoriana.

Activistas que impulsan el “aborto libre” levantaron rótulos con proclamas como “Niñas, no madres” y “saquen sus rosarios de nuestros ovarios”.

Partidarios de sectores de ultraderecha rechazaron la despenalización de la interrupción del embarazo. “Aborto: la nueva matanza de los inocentes”, era una de las leyendas de carteles con los que se manifestaron también fuera del Legislativo.

Ahora, la ley deberá pasar a manos del Ejecutivo, para que el presidente Lenín Moreno, como colegislador la apruebe o la vete. (I)

Tomado de El Universo – Ecuador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories