Incendios arrasaron más de 7.000 hectáreas en zonas de Loja y Azuay

Loja –

En San Antonio de las Aradas se trata de sacar las cuentas de las pérdidas que ha ocasionado el incendio forestal que afectó esta zona. Los campesinos de esta parroquia cafetalera lamentan daños que han tenido en sembríos de ese producto, las pérdidas de sus animales y daños en infraestructura.

“Aquí tenemos una persona que ha perdido sus 25 gallinas. Hay sembríos de café que se han perdido en su totalidad”, afirmó Kléber Cueva, presidente del GAD parroquial de San Antonio de las Aradas.

El fuego se controló, pero las pérdidas apenas comienzan a cuantificarse en medio de los recuerdos de cómo las llamas fueron arrasando con el forraje para el ganado y hasta las chozas construidas en medio de los sembríos o pastizales y que eran usadas para el descanso temporal.

Cueva dijo que la comunidad necesita alambre, semillas mejoradas, fertilizantes, manguera, hojas de zinc, abono orgánico para volver a empezar. San Antonio de las Aradas fue la comunidad más afectada dentro de la jurisdicción del cantón Quilanga.

Las cifras de hectáreas quemadas se trata de cuadrarlas. La gobernadora de Loja, Lorena Costa, habló de algo más de 4.000, mientras que la ministra de Riesgos, Alexandra Ocles, aseguró que son 7.000 las hectáreas que se han quemado en el cantón Quilanga.

Hasta la zona han llegado asambleístas para valorar los daños y ver las necesidades que hay en ese cantón.

Varias instituciones públicas, empresas privadas y la propia ciudadanía de Quilanga y Loja, se han movilizado para realizar campañas de recolección de vituallas, agua, mascarillas, alimentos no perecibles que se están entregando desde el pasado jueves en las zonas afectadas.

Jorge Chuquimarca, uno de los moradores del barrio La Libertad, indicó que es importante la ayuda que ha llegado, pero necesitarán más para recuperarse, especialmente en el alimento para el ganado.

Afirmó que cada animal consume un quintal de forraje y hay personas que tienen de 10 a 20 cabezas de ganado, por lo que la ayuda es indispensable.

El forraje para el ganado comenzó a llegar desde el viernes.

La Gobernación de la provincia confirmó que desde el Ministerio de Finanzas se han transferido recursos para los gobiernos autónomos parroquiales. “140.000 dólares al Municipio de Quilanga de su presupuesto como un anticipo al segmento que corresponde a equidad territorial y se hizo también una devolución del IVA de 60.000 dólares a las parroquias de Fundochamba y San Antonio de las Aradas, con la finalidad de que les permita tener una liquidez para ejecutar reparaciones inmediatas”, dijo.

Los incendios también dejaron daños en los sistemas de agua y se están cuantificando. Las ayudas para esta situación se canalizarán por medio de la Secretaría de Riesgos, según las autoridades. (I)

DAÑOS

Los incendios forestales en la provincia del Azuay han afectado hasta el momento 249,32 hectáreas de bosques. Aunque las autoridades saben que el 90% de las quemas se originan por gente de la zona, hasta ahora no se ha podido judicializar o sancionar a ninguna persona. En los últimos ocho días los bomberos controlaron un incendio forestal en la parroquia rural de Sinincay, en el noreste de la ciudad. En estos primeros nueve meses del 2019 los cantones con mayores quemas son Girón con 88,10 hectáreas, Cuenca alcanzó 68,24, Nabón tiene 43,55 y Paute con 16,26 hectáreas.

120 km hay entre la parroquia San Antonio de las Aradas y Loja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories