Quito contabiliza pérdidas y limpia residuos del paro

Quito –

Llantas no quemadas, cubetas de huevos, ramas de eucalipto, troncos, alambres, botellas de vidrio, tachos de lacas y piedras pequeñas son los principales materiales que ha recogido el Municipio, dentro de sus labores de limpieza tras la finalización del paro indígena que duró 11 días.

En el sector El Trébol se acopiará lo recolectado de forma temporal. Luego se dividirá entre escombreras y relleno sanitario.

Las tareas de limpieza se iniciaron desde las 23:00 del domingo, una vez que los indígenas levantaron el paro.

Se empezó con el levantamiento de escombros en la avenida Mariscal Sucre, Simón Bolívar y Ruta Viva, en el sentido oriente-occidente, que son algunos de los accesos a Quito.

Desde las 03:00, en los alrededores del parque El Arbolito, Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE), Contraloría General del Estado, Asamblea, universidades, San Blas y teatro Sucre, donde se concentraron las protestas, comenzó la remoción de escombros.

Pasadas las 09:00, personal de varias entidades empezó con escobas y palas la limpieza del sector donde hubo gran cantidad de caucho quemado y polvo. Estudiantes, trabajadores del Cabildo, del Cuerpo de Bomberos e indígenas realizaron la recolección de la basura.

En el interior de la CCE, por ejemplo, grupos de indígenas y de mestizos limpiaban el ágora, que les sirvió de punto de concentración. También quemaban ropa para avivar una pequeña hoguera.

Para la noche estaba previsto hacer un hidrolavado en los alrededores de la CCE, que según Yolanda Gaete, de la Empresa Metropolitana de Aseo, se realiza luego de la remoción de escombros y de una limpieza superficial, debido a que hay hollín que contamina el ambiente.

Paralelamente, el Municipio de Quito evalúa los daños causados debido a las protestas.

Para ello, según el alcalde de Quito, Jorge Yunda, hay un Comité de Recuperación que, a través de las nueve administraciones zonales, en las que está dividida la capital, está evaluando los daños sufridos.

Sin embargo, la administración local busca fondos no reembolsables para una reconstrucción. Yunda señaló que ya hay contactos con diferentes ciudades para obtener ayuda económica.

Dunker Morales, procurador del Municipio, informó que se presentaron acciones legales en la Fiscalía. Solicitó a esa entidad que haga un reconocimiento del perímetro del centro histórico donde hubo daños.

Estefani Grunauer, directora de la Agencia Metropolitana de Control (AMC), indicó que mediante diez cuadrillas móviles están atentos al daño patrimonial, del arbolado público, grafitis, a fin de iniciar los procedimientos administrativos sancionatorios respectivos. La AMC, con la Procuraduría Municipal, la Policía Judicial y Fiscalía harán recorridos para verificar afectaciones.

En el centro de Quito, los locales comerciales abrieron sus puertas tras varios días de zozobra. Antes, los empleados echaron agua y jabón en los exteriores para limpiar los efectos del paro.

Cuenca: Caída de ocupación en hoteles  y más de $ 100.000 en daños

 La paralización de once días dejó fuertes afecciones económicas que aún no se han podido calcular en su totalidad. En Cuenca, ciudad Patrimonio de la Humanidad,  la ocupación turística descendió en el 75%, los daños arquitectónicos son irrecuperables y las grandes industrias estuvieron totalmente paralizadas.

La mayor concentración de hoteles de la ciudad está en el centro histórico, en las mismas cuadras donde se desarrollaban las protestas. Juan Pablo Vanegas, presidente de la Asociación Hotelera del Azuay, dijo que aún no pueden calcular cuánto dinero perdieron, pero el daño fue evidente y el único indicador que tienen por ahora es la cancelación de las reservas. 

A puertas del feriado por el 9 de octubre había el 80% de visitas estimadas, pero a partir del 3 de octubre esta bajó, al mejor de los casos, al 5 %. 

Desde el Municipio de Cuenca se calcula que los daños a la propiedad pública superan los $ 100.000, pero Robert Murillo, presidente del Colegio de Arquitectos del Azuay, considera que estos pueden ser mayores estimando que también hubo destrozos a bienes particulares que serán reparados por sus propietarios.

Manta: Procesamiento de atún se afectó, al igual que el sector turístico

El sector atunero hacía ayer un balance de los efectos que dejó la paralización de once días que sufrió el país y que culminó la noche del domingo con el anuncio de  derogar  el  Decreto 883 que eliminaba el subsidio a los combustibles. 

Olmedo Zambrano, representante de la Cámara Ecuatoriana de Procesadores Industriales Atuneros, indicó que la inseguridad para la movilización de los trabajadores a sus lugares de empleo provocó que el viernes 4 de octubre no laboraran.

Eso significó que las seis grandes plantas  de atún asentadas en Manta dejaran de procesar unas 1.080 toneladas de pesca, aunque no indicó en cifras cuánto significó el cese de esa actividad.

El sector turístico en Manabí dejó de percibir durante los días de paralización, incluido el feriado del pasado fin de semana, más de 6 millones de dólares, según  Isidro Rodríguez, coordinador zonal 4 del Ministerio de Turismo.

“El día de ayer (domingo), la señora ministra iba a preparar un plan de promoción intensivo para el país a fin de recuperar la imagen que se había ganado. Se evacuaron muchos turistas que se encontraban atrapados en el país”, dijo Rodríguez.

Ambato: Sector productivo calcula las pérdidas en $ 150 millones

Unos 150 millones de dólares representan las pérdidas que calcula el sector productivo de Tungurahua durante el paro.

 Ese es el cálculo del presidente  de la Cámara de Comercio de Ambato, Diego Mosquera, quien estimó que la afectación  golpeó a diferentes sectores de la producción porque ante el cierre de las vías no se pudieron hacer transacciones. 

En el  ámbito comercial de  Ambato,  dijo, en estos días se perdieron aproximadamente  $ 30 millones.

También comentó que más de 8.000 cilindros de gas de uso doméstico se dejaron de comercializar en la urbe ambateña. 

Consideró que mientras llegue el insumo a la planta envasadora recién desde este martes se comenzará a despachar en pequeñas cantidades para la venta.

Danilo Aróstegui, coordinador de Turismo del gobierno provincial de Tungurahua y del Comité Provincial de Turismo, dijo que por el aislamiento que sufrió la provincia por el cierre de las carreteras nadie pudo llegar, por lo que el alojamiento estuvo en cero, ante lo cual consideró que las pérdidas para el sector turístico bordearon el millón de dólares diarios.

Machala: Banano y cacao estuvieron represados por bloqueos

El paro nacional afectó directamente a los sectores productivos de la provincia de El Oro. El banano y cacao tuvieron que esperar en bodegas o en contenedores para enviar a los puertos y mercados extranjeros. Las pérdidas con incalculables, señaló Jorge Valle, presidente de la Cámara de Comercio de Machala.

“El cierre de vías y protestas por el paro nacional afectó al sector comercial de la provincia de El Oro, en el sector productivo se paralizaron varias actividades, por ejemplo, varios contenedores de banano estaban atrapados en las vías y los productores tuvieron que suspender varios embarques”, dijo Valle.

Agregó que el sector camaronero tuvo retrasos en las cosechas y el abastecimiento de larvas. “Se perdió una semana y media de labores, este tiempo es imposible recuperarlo. Lo que tenemos que hacer es recuperar la producción para las siguientes semanas”, aseguró el dirigente.

Los hoteles estaban a  un 20% de su capacidad hotelera.  “Varios turistas extranjeros estaban atrapados y se llevaron una mala imagen de nuestro país”, señaló Carlos Vera, dueño del hotel Veuxor.

El empresario machaleño dijo que la única alternativa para recuperar a los clientes para el sector turístico “es bajar los precios como un incentivo para que el turista regrese su mirada a ciudades como Machala”.

Santo Domingo de los Tsáchilas: Las ventas de ganado cayeron por paralización

El sector ganadero de Santo Domingo reporta varias pérdidas en los días que duró la paralización. 

De $ 6’000.000 semanales que se comercializa en ganado, solo el 15% se recuperó, según las estimaciones del sector. Las ventas se redujeron de 6.000 bovinos a 1.000 animales que fueron comercializados.

Jorge Garzón, presidente de la asociación de ganaderos de Santo Domingo de los Tsáchilas, sostuvo que en la feria ganadera que se desarrolla los martes y jueves no se pudo dar una comercialización normal por las protestas. 

El ganado que llegaba desde Manabí, Esmeraldas, Mejía y el noroccidente de Pichincha no pudo movilizarse por el cierre de las carreteras.

El alcalde Wilson Erazo aseguró que en otros segmentos comerciales las pérdidas subieron a $ 80.000. (I)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categories